Cómo reparar el aluminio oxidado, dañado y pintado

Escrito por lee weal | Traducido por lucia g. cejas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo reparar el aluminio oxidado, dañado y pintado
Los propietarios pueden hacer reparaciones sencillas en el revestimiento de aluminio. (Stockbyte/Stockbyte/Getty Images)

Tanto los revestimientos exteriores y persianas como las ollas y sartenes de aluminio tienen una gran variedad de usos en la casa. El aluminio es versátil, relativamente blando y fácilmente susceptible a los daños de impacto, así como a la exposición de los elementos. El aluminio sin protección se oxida, dejando una fea apariencia terrosa. El aluminio gravemente dañado puede necesitar ser reemplazado por un profesional. Puedes realizar pequeñas reparaciones y, en general, restaurar superficies de aluminio con un poco de limpieza de alta resistencia.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Gafas ajustadas de seguridad
  • Guantes de goma
  • Detergente o fosfato trisódico
  • Cloro
  • Cepillo de cerdas suaves y mango largo
  • Perforadora
  • Broca pequeña
  • Tornillos de metal
  • Pinzas
  • Destornillador de cabeza plana
  • Masilla
  • Espátula
  • Papel de lija de 180 granos
  • Guantes de trabajo
  • Tijeras de hojalatero
  • Masilla de poliuretano
  • Base para metal a base de aceite
  • Pintura de látex acrílica para exterior
  • Pinceles
  • Rodillo para pintar

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Limpieza

  1. 1

    Ponte la protección para los ojos y los guantes de goma.

  2. 2

    Frota la superficie por polvo, suciedad y oxidación. Mezcla el detergente habitual o fosfato trisódico con agua caliente en un cubo grande. Añade a la mezcla un poco de cloro si hay hongos o moho presentes. Usa un cepillo de mango largo para limpiar y quitar toda la suciedad superficial. Cepilla de abajo hacia arriba para evitar goteos de agua sucia que puedan dañar la superficie.

  3. 3

    Enjuaga cada sección con una manguera de jardín antes de iniciar la siguiente sección y evitar que la suciedad se seque en la superficie de aluminio.

    Reparación

  1. 1

    Perfora lentamente un pequeño agujero en el centro del aluminio abollado. Detén el taladro antes de llegar a la pared exterior.

  2. 2

    Inserta un tornillo de chapa en el agujero y gira ligeramente hacia la derecha hasta apretarlo. No lo aprietes demasiado.

  3. 3

    Sujeta la cabeza del tornillo con las pinzas y tira suavemente hasta que la abolladura se levante. Desenrosca el tornillo de la abolladura.

  4. 4

    Emparcha el agujero con masilla. Coloca una pequeña cantidad en el agujero con una espátula y suaviza el exceso.

  5. 5

    Lija el área reparada hasta que quede suave después de que se seque la masilla durante el tiempo recomendado por el fabricante.

  6. 6

    Lija las áreas oxidadas del aluminio hasta que quede al descubierto el metal.

    Vuelve a colocar pequeñas áreas de revestimiento

  1. 1

    Ponte los guantes de trabajo. Usando tijeras de hojalatero corta una pieza de revestimiento de 3 a 4 pulgadas (7 a 10 centímetros) más grande que el área dañada. Corta en un área discreta, como cerca de la parte inferior. Por otra parte, mira si tu instalador dejó algún panel extra.

  2. 2

    Corta el aluminio dañado con un cuchillo.

  3. 3

    Vuelve a colocar el aluminio dañado con la pieza recién cortada. Unta la parte posterior de la pieza con masilla de poliuretano y deslízala en su lugar. Deja que se seque durante el tiempo recomendado por el fabricante de la masilla.

    Pintura

  1. 1

    Espera a que el aluminio esté completamente seco antes de pasar la base.

  2. 2

    Aplica una base de buena calidad, a base de aceite y anticorrosiva para metales y deja que se seque durante el tiempo recomendado por el fabricante.

  3. 3

    Pinta el aluminio con una pintura exterior de látex acrílico de alta calidad. Deja que la primera capa se seque completamente antes de aplicar una segunda capa.

Consejos y advertencias

  • Para obtener mejores resultados, pinta el aluminio en un día frío y nublado. La luz fuerte del sol y las altas temperaturas retardan los tiempos de secado. Si vas a pintar un objeto que puede ser transportado, como por ejemplo un panel de revestimiento de aluminio, considera la posibilidad de hacerlo en un taller de pintura
  • Algunos profesionales no recomiendan lavar el aluminio con una lavadora debido a que la gran fuerza de la pulverización puede abollar fácilmente la superficie.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles