Cómo reparar el cabello dañado por la decoloración

Escrito por ann jones | Traducido por sofia elvira rienti
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo reparar el cabello dañado por la decoloración
(Nisian Hughes/Digital Vision/Getty Images)

Decolorar tus mechones rubio platino puede ser muy sensual; sin embargo, puede dejar tu cabello en condiciones desastrosas. El mantenimiento que se requiere para conservar tu cabello blanco-rubio es intenso; esas aplicaciones regulares de químicos tóxicos abren las cutículas y dejan tu melena particularmente susceptible al daño. En especial, esto es verdadero si aplicas champú o peinas mediante calor. Afortunadamente existen los acondicionadores intensos basados en colesterol, que son en realidad como un regalo del cielo. Puedes obtenerlos por poco dinero en tu proveeduría de artículos de belleza local, y restituir de esta manera gran parte de la humectación que tu agotada cabellera necesita. ¡De modo que consigue uno y ponte a trabajar!

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Champú humectante
  • Acondicionador intenso
  • Vinagre de sidra de manzana
  • Jarra o taza grande

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Cómo reparar el cabello dañado por la decoloración

  1. 1

    Encuentra un estilista que realmente conozca su oficio y requiere su ayuda para cortar tus puntas dañadas. Puedes estar aferrada a tu largo de cabello; pero en serio, si tus mechas se encuentran dañadas sabes que dejan de resultar sensuales. Desechar los extremos destruidos constituye un gran avance hacia la fabulosa restauración final de tu cabellera.

  2. 2

    ¡Ve a tu proveeduría de artículos de belleza y consigue un acondicionador basado en colesterol! Los lípidos y proteínas que contiene harán de verdad magia sobre tu cabello, al cubrir su superficie para otorgarle suavidad y brillo.

  3. 3

    Desecha tu secador de cabello, si puedes hacerlo. Envuélvelo en una toalla luego de lavarlo; permite que ésta absorba casi toda la humedad, y luego deja que tu cabellera se seque al aire. Si debes peinarla mediante calor, primero rocía sobre ella un acondicionador sin enjuague y aplica un serum anti-frizz basado en dimeticona para cubrirla, otorgarle brillo y ayudar a prevenir futuros daños.

  4. 4

    Prepárate, porque puede sonar terrible al principio: lava tu cabello con menor frecuencia. No necesitas lavar a diario tu melena dorada a menos que sudes en gran cantidad o tengas por hábito revolcarte en la suciedad. Lávate una o dos veces por semana con un champú extra humectante, y continúa con un buen acondicionador. Si encuentras que tu cuero cabelludo se vuelve grasoso o te pica entre lavados, usa agua de hammamelis o tu astringente favorito para enjuagarlo y aplacarlo.

  5. 5

    Adiciona en forma regular enjuagues de vinagre de sidra de manzana a tu rutina de higiene. Mezcla 1/3 de vinagre y 2/3 de agua en una taza grande o jarra y vuélcalo sobre tu cabeza como enjuague final luego del champú. No hay necesidad de volver a enjuagar, ya que el olor si disipará a medida que tu cabello se seque.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles