Cómo reparar un concentrador de oxígeno

Escrito por ngozi oguejiofo | Traducido por maría florencia lavorato
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo reparar un concentrador de oxígeno
Manómetro. (oxygen flowmeter image by JASON WINTER from Fotolia.com)

Un concentrador de oxígeno puede ser usado para la terapia de oxígeno domiciliaria. Se ejecuta con electricidad y produce oxígeno del medio ambiente. El aire contiene diferentes gases como nitrógeno, oxígeno y otros. El concentrador de oxígeno aspira el aire desde el medio ambiente, extrae el oxígeno de él y luego lo almacena. Una cánula nasal con tubo de oxígeno se puede utilizar para respirar oxígeno desde el concentrador. Un humidificador puede ser usado en conjunción con una cánula nasal. Las personas que utilizan un concentrador de oxígeno tienen sistemas de suministro de oxígeno de respaldo en caso de que haya un corte de luz.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Asegúrate de que el oxígeno esté fluyendo como debiera. Inspecciona tu concentrador de oxígeno por cualquier factor que pueda obstruir el flujo de oxígeno. Si el flujo de oxígeno es bajo, comprueba el tubo de oxígeno para ver si tiene torceduras o agujeros. Si encuentras torceduras, corrígelas, y si encuentras agujeros, reemplaza el tubo. Si utilizas un humidificador, comprueba si está bloqueado con suciedad. Si está sucio, límpialo y vuelve a llenarlo con agua fría.

  2. 2

    Inspecciona tu concentrador de oxígeno para ver si hay falta de flujo de oxígeno. Si el flujo de oxígeno es inexistente, comprueba que el concentrador de oxígeno esté conectado y encendido. El flujo de oxígeno puede ser inexistente si la toma de corriente en la que está enchufado el concentrador no es funcional, por lo cual si este es el caso prueba con otra salida. Si ninguna de estas medidas soluciona el flujo de oxígeno, cambia a tu sistema de respaldo de suministro de oxígeno y comunícate con el proveedor del equipo.

  3. 3

    Revisa tu tubo de oxígeno para la condensación o agua. Haz esto si utilizas un humidificador en tu concentrador. El concentrador de oxígeno funciona con electricidad y es propenso al recalentamiento que puede causar condensación. Si observas agua en el tubo, cámbialo por uno nuevo o ponlo a secar. Mueve tu concentrador de oxígeno a un área bien ventilada, que no esté cerca de fuentes de calor como estufas o chimeneas.

  4. 4

    Sé consciente de las alarmas en tu concentrador de oxígeno. Si la alarma suena débil, la batería en tu concentrador de oxígeno puede estar débil. Ponte en contacto con el proveedor del equipo para obtener una batería de reemplazo. Comunícate con ellos también si las alarmas no suenan en absoluto.

  5. 5

    Observa tu concentrador de oxígeno para ver si está dañado. Si sospechas que tu concentrador de oxígeno está dañado de un modo que no puedes solucionar por ti mismo, apaga el concentrador, cambia a la fuente de oxígeno de reserva y llama a tu proveedor del equipo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles