Cómo reparar la pata rota de una silla antigua

Escrito por wade shaddy | Traducido por irene cudich
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo reparar la pata rota de una silla antigua
Repara las patas de una silla antigua con pegamento y espigas. (Hemera Technologies/Photos.com/Getty Images)

No desarmes un mueble antiguo cuando lo estés reparando. Si sólo tienes algunas partes rotas, arréglalas sin quitarlas para preservar la calidad de la antigüedad. Puede ser contraproducente intentar quitar la pata. Las partes pueden caerse o romperse, el tapizado se puede aflojar o se pueden perder los tornillos. Al dejar la pata intacta, preservarás la integridad de la silla. Si lo haces bien, la pata será más fuerte de lo que fue originariamente.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un pegamento
  • Una cinta adhesiva
  • UN taladro sin cables
  • Una mecha para taladro de 3/8 pulgadas (9 mm)
  • Una pinzas
  • Una sierra de calar
  • Un papel de lija grado 100
  • Un rotulador indeleble

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Da vuelta la silla. Si la pata se rompió por completo, aplica pegamento sobre la superficie rota y vuelve a colocarla. Si está rota pero aún en la silla, inyecta pegamento en la grieta con un pomo de adhesivo hasta que se llene de pegamento.

  2. 2

    Envuelve con cinta adhesiva la pata de la silla lo más apretada posible para sujetar las piezas como estaban en un principio.

  3. 3

    Taladra a través de la pata con una mecha de 3/8 de pulgada (9 mm) y un taladro inalámbrico. Hazlo en forma perpendicular a través del quiebre o grieta de donde salió la pata.

  4. 4

    Coloca pegamento en el agujero. Embadurna el pegamento que está adentro del agujero con un palo delgado. Martilla un un clavo de 3/8 de pulgada (9 mm) a través de la pata. Si sale por ambos lados de la pata, está bien. Coloca una grapa en la pata y aprieta a ambos lados del quiebre o la grieta. Espera 24 horas a que seque el pegamento.

  5. 5

    Retira la grapa y la cinta. Usa una pequeña sierra para recortar los extremos de la espiga. Lija los extremos de la espiga y suaviza con papel de lija de grado 100. Usa un rotulador para darle color a los extremos de la espiga para que combine con la mancha ya existente.

Consejos y advertencias

  • Haz dos o más agujeros a través de la pata y usa muchas espigas y grapas si la rotura es mayor a 6 pulgadas (15,24 cm).

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles