Cómo reposicionar un paciente postrado en una cama

Escrito por juliet myfanwy johnson | Traducido por adriana torossian
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo reposicionar un paciente postrado en una cama
(Thinkstock Images/Comstock/Getty Images)

Imagina que estás en estado de coma o te lesionas y tienes que estar en cama las 24 horas del día y no hay forma de mover tu cuerpo. Esto te ayudará a visualizar la importancia de tener a alguien cerca para cambiar la posición de una persona postrada en una cama. Un paciente en coma es una persona que no se queja, y suele ser el primero en ser ignorado o descuidado en cuanto a su posición de reposo. Es más fácil dejar a alguien reposando sobre su espalda y no molestarse, y en esos casos es cuando se acelera la descomposición de sus tejidos. Si cambias la posición de un paciente postrado en la cama cada 2 horas, se elevará su ritmo cardíaco y se aliviará la presión sobre las partes subyacentes de su cuerpo y mediante la estimulación y la posición favorable de su cuerpo, se le brindará un ambiente de descanso lo más saludable posible.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Coloca la cama tan plana como el paciente pueda tolerar sin dejar de respirar con comodidad.

  2. 2

    Si el paciente está dentro de una sábana, tira de la sábana hacia ti colocando al paciente lo más cerca posible del costado. Tira de la sábana por encima de él para hacer girar al paciente delicadamente hacia el otro costado. Sin una sábana, puedes utilizar tus manos sobre el paciente y estimular al cuerpo a rodar hacia ti.

  3. 3

    Una vez que el paciente esté de tu lado, lleva ambas rodillas un poco hacia adelante, con la parte superior de la rodilla más alta que la parte inferior. Coloca una almohada entre las rodillas, las pantorrillas y los pies en la parte superior, para mantener la presión sobre la pierna de abajo, y para mayor bienestar. Esto se llama una almohada abductora.

  4. 4

    Vuelve a reposicionar al paciente cada 2 horas, de un costado hacia el otro. Esto estimulará la frecuencia cardíaca y la respiración, las dos mejores maneras de mantener la sangre circulando y al paciente lo más saludable posible. La interacción contigo también le brindará al paciente la tranquilidad vital de contacto humano.

  5. 5

    Verifica que no haya enrojecimiento o agrietamiento de la piel si el paciente ha quedado en una posición por más de 2 horas. Especialmente en la parte posterior, ya que se apoya toda la presión en la parte posterior de las nalgas y se rompe la piel fácilmente por tanta presión y además le puede causar dolor al paciente.

Consejos y advertencias

  • Habla con el paciente mientras que lo reposicionas ¡le puede resultar reconfortante!

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles