¿De qué es responsable un director ejecutivo?

Escrito por will gish | Traducido por gerardo núñez noriega
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿De qué es responsable un director ejecutivo?
En la mayoría de los casos, la junta directiva está sujeta a una responsabilidad legal mayor que el CEO. (Digital Vision./Digital Vision/Getty Images)

El director ejecutivo (conocido también como CEO, o Chief Executive Officer, en inglés) de una empresa tiene la responsabilidad de dirigirla en su totalidad. El director ejecutivo generalmente delega tareas a sus empleados subordinados. Sin embargo, como indica John Carver en su libro "Boards that Make Difference" (Consejos que hacen la diferencia), el director ejecutivo en general es el único empleado de la compañía que está en contacto directo con la junta directiva de administración y, por lo tanto, suele ser responsable por todo lo relativo a una corporación.

Otras personas están leyendo

Fracaso de la compañía

El director ejecutivo es responsable por el éxito o el fracaso de una compañía. Supervisar de manera adecuada todos los aspectos de la operación de la compañía es una función primordial del CEO. Aunque las fallas en cualquier rama operativa no sea necesariamente el resultado de una acción o inacción directa por parte del director ejecutivo, representa un incumplimiento de realizar las disposiciones apropiadas o la contratación de los empleados necesarios por parte del mismo para asegurar el éxito. La junta directiva considera al director ejecutivo responsable de tales fallas, así como de los aciertos de una corporación.

Gestión del rendimiento

Uno de los aspectos más importantes del trabajo de un director ejecutivo implica reunir a un equipo de gestión. Este equipo controla, directa o indirectamente, todas las operaciones de una empresa que no son supervisadas por el director ejecutivo. La formación de un equipo de gestión consta de una delegación de tareas, sobre las cuales el director general tiene la responsabilidad directa. Este equipo contrata a personal administrativo de menor nivel para las diversas ramas de la empresa, promulga los códigos de ética y política corporativa, y supervisa las operaciones y el rendimiento de los monitores a diversos niveles dentro de la compañía. Una acción inadecuada en cualquier parte de esta cadena de mando refleja, a final de cuentas, una mala decisión durante la conformación del equipo de gestión por parte del director ejecutivo, y constituye una acción por la cual él es responsable.

Cultura empresarial

El director ejecutivo de una empresa es responsable de la naturaleza de la cultura de la compañía. Las acciones, actitud y filosofía empresarial del director ejecutivo generan una cultura empresarial, la cual afecta a la vida cotidiana de todos los empleados de una empresa. Si la cultura empresarial no va acorde a los objetivos finales o el código de ética de una corporación —ya sea al no alentar o no tolerar la diversidad, la dedicación, el trabajo duro, la perseverancia, la igualdad, la rentabilidad y otras buenas prácticas comerciales—, el director ejecutivo es responsable de ese fracaso.

Imagen pública

A diferencia de los demás empleados de la cadena corporativa, el director ejecutivo es responsable por todas sus acciones y comportamientos. En particular, si éste crea una mala imagen de sí mismo a través de infidelidades conyugales, discrepancias financieras, un escándalo personal o insinuaciones de comportamiento ilegal o poco ético, esa imagen mancha la percepción pública de la empresa. Por lo tanto, el director ejecutivo es responsable de la imagen pública de la empresa. Un comportamiento inadecuado por parte del director general puede causar insubordinación en el lugar de trabajo o una cultural general de malestar y descontento, por las cuales el director ejecutivo sería directamente responsable.

Responsabilidad legal

El director ejecutivo de una empresa tiene la responsabilidad legal de cumplir con los términos de su contrato y servir obedientemente a la empresa para la que trabaja. Por ejemplo, las leyes de confiscación en diversos estados de Estados Unidos requieren que los directores ejecutivos que no velen por los intereses de una empresa renuncien a su título y sus ganancias, a veces con carácter retroactivo. Por ejemplo, las autoridades de Massachusetts encontraron a Lars Bildman, ex director general de Astra EE.UU. Inc., culpable de fraude, conversión, desperdicio de activos de la empresa, incumplimiento de deber fiduciario y acoso sexual de empleados Astra. Como resultado de este dictamen, Bildman fue obligado a devolver US$5.599.097 de salario y US$1.180.000 en bonos de la compañía.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles