Cómo restaurar un Ford F-100 de 1968

Escrito por joann joubert | Traducido por maximiliano magnano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo restaurar un Ford F-100 de 1968
Restaurar una F-100 1968 requiere repuestos, muchas herramientas y mucho tiempo libre. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

La Ford F-100 de la quinta generación era una camioneta de media tonelada con un índice bruto de peso máximo de 5.600 libras (2.540,12 kg). Estaba equipada con un motor de 240 pulgadas cúbicas (3,93 litros) con seis cilindros en línea, y producía 150 caballos de fuerza. Esta generación de camionetas Ford incluía el revestimiento exclusivo del Ranger, reflectores laterales y los emblemas del capó estaban rediseñados. Además, en el modelo de 1968 se introdujeron los apoya brazos, controles de calor, manivelas de ventanas, manijas de puerta interiores y molduras en la tapicería superior. Restaurar este vehículo es un desafío, pero con los repuestos y accesorios apropiados cualquiera podrá lograrlo.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Área de trabajo cerrada y amplia
  • Repuestos
  • Acceso a electricidad
  • Juego completo de herramientas automotrices
  • Lonas grandes
  • Compresor de aire
  • Gato
  • Bases para gato
  • Montacargas
  • Soldador MIG
  • Kit para retapizar

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Consigue revistas de automóviles que contengan información sobre restauraciones de vehículos Ford, específicamente de modelos de los años 60'. Necesitarás acumular mucha información específica de la F-100 de 1968 durante el proceso, de modo que los sitios web y las revistas son recursos excelentes que puedes utilizar para restaurar apropiadamente tu vehículo.

  2. 2

    Crea un área de trabajo despejada, con acceso a electricidad para herramientas motorizadas y con un buen suministro de luz. Ten en cuenta que tu área de trabajo necesitará ser tres veces más grande de lo necesario para alojar un vehículo totalmente armado, ya que uno desarmado requerirá mucho espacio para contener todas las partes de modo organizado. Coloca tu lona grande sobre el suelo y afírmala. Pondrás partes y accesorios sobre la lona durante el proceso de restauración para mantenerlos organizados. Haz un sistema de organización con cestos o contenedores que puedan ser etiquetados y utilizados para almacenar pequeñas piezas.

  3. 3

    Comienza a desmontar. Desatornilla los componentes externos de tu Ford F-100, incluyendo los parachoques, las luces delanteras y traseras, la puerta trasera y el capó, la rejilla, las puertas y las ruedas. Usa herramientas automotrices básicas, tales como un hierro de neumáticos, juego de llaves y de trinquetes, mazo de goma y destornilladores para quitar estas piezas. Luego quita el motor, la transmisión, el radiador, los amortiguadores y los ejes de la carrocería de la F-100. Puede que necesites usar un montacargas para levantar y quitar la transmisión y el motor de la carrocería. Reserva todas las piezas a un lado, manteniendo un registro de las piezas pequeñas dejándolas sobre la lona y guardando las tuercas y tornillos en contenedores etiquetados. Si planeas utilizar el mismo motor una vez que la camioneta esté restaurada, en lugar de reemplazarlo por uno nuevo, guarda el motor original en aceite durante el proceso de restauración.

  4. 4

    Desarma el interior. Quita el alfombrado, el revestimiento, la consola y los asientos. Luego quita las piezas de carrocería exteriores, tales como los guardabarros delantero y trasero, al igual que los paneles laterales. Lleva todas las piezas a ubicaciones específicas dentro de tu área de trabajo.

  5. 5

    Rearma tu F-100, comenzando a trabajar sobre la carrocería externa. Repara cualquier agujero o sección de metal dañado con un soldador MIG. Reemplaza partes de la carrocería, del piso o del baúl que se hayan oxidado. Luego de terminar de emparchar la carrocería, instala la puerta trasera, los guardabarros y las puertas. Si las piezas originales estaban demasiado dañadas, reemplázalas con nuevas piezas, las cuales puedes ordenar a través de los catálogos de piezas y accesorios de Ford. Si hay algo de óxido sobre estas piezas, puedes repararlo con el soldador MIG. Usa piezas de un metal similar para emparchar estos componentes.

  6. 6

    Revisa la viabilidad de partes tales como el motor, el eje de transmisión, el alternador, el carburador, el encendido, el radiador, los ejes, la transmisión y otras partes eléctricas. Restaura los componentes o reemplázalos por completo. Una vez que estas partes estén operables, instálalas en tu Ford F-100. Puede que necesites un montacargas de motores para instalar el motor y la transmisión a la carrocería. Ten en cuenta que rearmar la camioneta te tomará alrededor del triple de tiempo que te tomó el proceso de desmontar, y asegúrate de no rayar ni dañar ninguna de las piezas restauradas al rearmar el vehículo.

  7. 7

    Pule el exterior de tu F-100 y prepara la carrocería para pintarla. Luego de esto, píntala del color de tu elección. Puedes realizar tú mismo esta tarea, o puedes enviar la carrocería a un taller profesional. Asegúrate de que la carrocería esté enderezada y de que los paneles estén alineados antes de intentar pintarla. Luego de pintar, vuelve a conectar todas las partes eléctricas, incluyendo las luces delanteras y traseras. Vuelve a colocar los parachoques delanteros y traseros. Instala un parabrisas nuevo o uno reparado, al igual que espejos y ventanillas. Dependiendo de la condición del revestimiento de las ventanas y del parabrisas, puede que necesites volver a cromarlo. Instala nuevas ruedas.

  8. 8

    Restaura el interior de tu F-100 retapizando los asientos con el tipo de material y el color de tu elección. Reemplaza la alfombra para que combine con los colores del exterior y del interior. Luego reemplaza las piezas de revestimiento, los paneles de las puertas y las consolas.

Consejos y advertencias

  • Cuando busques una Ford F-100 de 1968 para restaurar, busca una carrocería con la menor cantidad de óxido. Reemplazar partes grandes de la carrocería es más difícil que reemplazar otras piezas exteriores tales como los guardabarros o la rejilla.
  • Intenta salvar tanto como puedas del vehículo original, para mantener su autenticidad. El revestimiento es particularmente importante, ya que es difícil hallarle un reemplazo.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles