Cómo restaurar las ruedas de aluminio

Escrito por alibaster smith | Traducido por ehow contributor
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • E-mail

Restaurar las ruedas de aluminio es una tarea larga y tediosa. Se pueden dañar de diferentes maneras, siendo la más común el frenar cerca del borde de la acera. Esto sucede cuando los vehículos estacionan demasiado cerca de los bordillos y terminan raspándose contra ellos. Otra causa común de daño para el aluminio es la sal o los sedimentos de la carretera. En los estados del norte, la sal se usa para quitar el hielo de las carreteras, pero puede dañar las llantas de aluminio causando picaduras o la corrosión del acabado exterior. En lugar de comprar ruedas nuevas, puedes restaurar tus llantas de aluminio utilizando las siguientes sugerencias.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Papel de lija de 500
  • Papel de lija de 200
  • Almohadillas de lana de acero
  • Almohadillas tipo Scotch-Brite
  • Pulidor de metales Brasso
  • Pulidor de ruedas (color a tu elección)
  • Un trapo de gamuza para limpiar
  • Una manguera de agua
  • Un revestimiento trasparente para ruedas en aerosol
  • Un periódico
  • Cinta adhesiva

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Limpia la rueda con el limpiador y pulidor universal Brasso. Coloca una pequeña cantidad del limpiametales sobre la superficie de las ruedas y frótalas con un trapo de gamuza limpio. Esto eliminará cualquier suciedad y sedimentos para que no se raye durante el proceso de limpieza.

  2. 2

    Pule toda la llanta con papel de lija de 200. Esta lija de grano grueso eliminará las rayaduras profundas u hoyos en el aluminio. En este proceso, la lija también hará que las llantas se tornen más ásperas y que aparezcan pequeños rayones. Esto está bien, ya que necesitas eliminar toda la pintura anterior y los daños más grandes en las ruedas.

  3. 3

    Pule las llantas con un papel de lija de 500. Esto eliminará cualquier rebaba y hoyos.

  4. 4

    Frota y lima las ruedas con una lana de acero. Este elemento suavizará todos los rayones creados por la lija y hará que las ruedas vuelvan a tener un acabado liso y suave. Es posible que desees agregar en este momento una pequeña cantidad de Brasso a las ruedas y trabajar en el aluminio con la lana de acero.

  5. 5

    Aplica una cantidad de Brasso y pule las ruedas con una almohadilla tipo Scotch-Brite. Este elemento ayudará a refinar aún más el acabado y suavizar las zonas que no fueron alcanzadas por la lana de acero.

  6. 6

    Limpia las ruedas con una manguera de agua.

  7. 7

    Aplica una gran cantidad de Brasso a las ruedas. Asegúrate de cubrir toda la superficie por completo. Deja que las ruedas reposen durante dos o tres días mientras que su superficie se oxida. Esto ayudará a curar al aluminio.

  8. 8

    Aplica otra capa de Brasso a las ruedas y púlelas con un trapo de gamuza limpio.

  9. 9

    Aplica una gran cantidad de pulidor de ruedas a la superficie de las mismas con la almohadilla suministrada. Permite que las ruedas se sequen completamente y, a continuación, púlelas con otro trapo de gamuza limpio.

  10. 10

    Cubre las llantas y el vástago de la válvula con papel de periódico y asegúralo a la llanta con cinta adhesiva.

  11. 11

    Rocía tres capas de laca transparente en las ruedas, dejando que se seque entre cada capa. El tiempo de secado dependerá de la laca que estés utilizando y del clima en el que estés trabajando (húmedo o seco).

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles