Retención de líquidos y problemas hepáticos

Escrito por dr. christine princeton, d.o. | Traducido por pilar celano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Retención de líquidos y problemas hepáticos
El estilo de vida puede ser el motivo de la ascitis. (fat belly and beer image by Cherry-Merry from Fotolia.com)

Una queja común en pacientes con problemas hepáticos es la aparición de una sensación de pesadez o hinchazón en el abdomen. Esto resulta de un aumento en la retención de líquidos en las paredes membranosas del tejido abdominal conocida como ascitis, de acuerdo con "Harrison's Principles of Internal Medicine". La ascitis aumenta la presión intraabdominal y distiende el abdomen. Un estudio publicado en Mayo Clinic Proceedings describe a la ascitis como una acumulación de líquido dentro de la cavidad peritoneal causada por la hipertensión portal, que es el resultado de enfermedades hepáticas, en especial de la cirrosis.

Otras personas están leyendo

Importancia

De acuerdo con "Clinical Hepatology: Principles and Practice of Hepatobiliary Diseases", del Dr. Henryk Dancygier, aproximadamente el 25% de los pacientes con cirrosis desarrollan ascitis dentro de un plazo de 10 años. El desarrollo de la ascitis es importante para predecir el pronóstico del paciente. Esta enfermedad se asocia con una tasa de mortalidad del 80%. En general, la muerte ocurre antes de transcurridos cinco luego de la primera aparición de la acumulación de líquidos en la zona peritoneal.

Retención de líquidos y problemas hepáticos
La ascitosis está asociada a largas estadías en el hospital y una gran morbosidad. (Medical instruments image by Keith Frith from Fotolia.com)

Etiología

Las causas de ascitis son muy variadas y los problemas hepáticos son las más comunes. De acuerdo con "Harrison's Principles of Internal Medicine", la enfermedad hepática conocida como cirrosis es la causa en más del 80% de los casos. Otras causas relacionadas con el hígado incluyen "ascitis mixta", falla hepática fulminante, hepatitis alcohólica, hepatitis viral, metástasis hepática masiva, esteatohepatitis no alcohólica y fibrosis hepática.

Retención de líquidos y problemas hepáticos
El alcohol es la causa más común de cirrosis. (mann und bierglas image by Bea Busse from Fotolia.com)

Patogénesis

Los investigadores de la Mayo Clinic Lewis Roberts y el Dr. Patrik Kamath publicaron un artículo acerca de la relación entre el sistema renina-angiotensina-aldosterona y la ascitis en pacientes con cirrosis. La cirrosis causa una disfunción de dicho sistema, lo que trae como resultado el desequilibrio de sodio y la retención de líquidos que causan la ascitosis. Asimismo, la cirrosis causa hipertensión portal sinusoidal, que aumenta la ascitosis, dado que provoca la localización de líquido en la cavidad peritoneal.

Signos y síntomas

Los doctores Maxine Papdakis y Stephen McPhee publicaron un listado de signos y síntomas que indican la existencia de ascitosis en "2007 Current Consult Medicine". Algunos de los síntomas más comunes que aparecen en dicho listado son enrojecimiento de las palmas, aumento del tamaño de los pechos en hombres, incremento en el contorno de la zona abdominal y angiomas de araña en la piel (manchas rojas sobre la superficie de la piel causadas por la dilatación de los vasos sanguíneos que aparecen con forma de araña o de flor). Algunos síntomas comunes incluyen dolor abdominal, hinchazón en los tobillos, dolores en la zona baja de la espalda, falta de aire, sensación de estiramiento de la piel del abdomen y sensibilidad en el hígado.

Tratamiento

De acuerdo con Roberts y Kamath, el objetivo del tratamiento de la ascitis es lograr un equilibrio negativo del sodio a fin de disminuir la cantidad de líquido atrapado entre el intersticio abdominal. Dancygier propone un régimen de tratamiento que comienza con reposo absoluto y una dieta con bajo contenido de sodio. Luego, se añade un antagonista de la aldosterona denominado espironolactona para reducir la cantidad de líquido atrapado. Si los valores aún no son los adecuados, se agrega un diurético de asa, como furosemida o torasemida. En casos de ascitis persistente, se aplica paracentesis a fin de eliminar en forma manual el líquido con una aguja de calibre grueso. Si las medidas anteriores no resultan efectivas, se recomienda la realización de un trasplante de hígado.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles