Riesgos de la leche descompuesta

Escrito por nicholas rossillo | Traducido por natalia pérez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Riesgos de la leche descompuesta
La leche descompuesta tiene un distintivo olor y sabor. (Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images)

Los riesgos de la leche descompuesta dependen de que tipo de leche sea. La leche descompuesta pasteurizada y cruda son peligros completamente diferentes. El olor de la leche echada a perder es usualmente suficiente para advertirte que no la bebas. Si accidentalmente tragas leche cruda, la sola idea de ello te hará sentir náuseas.

Otras personas están leyendo

Leche pasteurizada

En el siglo XIX, Louis Pasteur hizo la vida más segura y fácil para todos nosotros. Desarrolló un proceso para calentar la leche (o vino o cerveza) justo debajo del punto de hervor y enfriarla rápidamente. Este proceso mata muchas de las bacterias que son dañinas y potencialmente fatales. Este proceso hace que la leche sea segura y la mantiene fresca por más tiempo. Cuando la leche pasteurizada se echa a perder, no es probable que sea fatal pero puede ser peligrosa para los jóvenes y aquellos con sistemas inmunológicos comprometidos, según Heathline. El primer síntoma es usualmente la diarrea. Puede luego causar náuseas, calambres abdominales y vómitos similares a otras enfermedades transmitidas por alimentos. Muchas recetas usan leche descompuesta como ingrediente. Ésta es calentada, matando las bacterias. La mayoría de la leche comprada en una tienda está pasteurizada y esto está claramente indicado en la etiqueta.

Leche cruda

La leche que no ha sido pasteurizada se llama cruda. Esta leche puede contener salmonela, Escherichia coli, campylobacter y la bacteria que causa enfermedades tales como tuberculosis, difteria, infecciones de estreptococos, fiebre tifoidea y otras enfermedades, según los Centros para Control de Enfermedades. A pesar de que muchos alimentos transmiten enfermedades alimenticias, la leche cruda es uno de los más peligrosos. Beber leche cruda contaminada, como mínimo, causa varios días de calambres severos, diarrea y vómitos. En el peor de los casos, la leche contaminada causa fallas en el riñón, parálisis, condiciones crónicas severas e incluso la muerte. La leche cruda es especialmente peligrosa para los niños pequeños, las embarazadas, la gente mayor y aquellos con sistemas inmunológicos débiles, como los receptores de trasplantes, pacientes con cáncer o alguien con SIDA/HIV. La lecha cruda se encuentra en muchos mercados de productores y tiendas de comida orgánica. Si la palabra "pasteurizada" no está impresa en la etiqueta, probablemente no lo esté. Si tienes dudas, pregúntale al productor o al dueño del mercado. Si no puedes verificar si ha sido pasteurizada, no vale la pena el riesgo de beberla.

Fechas de vencimiento

La leche cruda nunca es completamente segura. Mantén la leche pasteurizada en el refrigerador, y éste a 37 grados Fahrenheit (2,77 grados Celsius). Controla la fecha de vencimiento y tírala cuando ya haya pasado. La leche pasteurizada comienza a echarse a perder a 45 grados Fahrenheit (7,22 grados Celsius). Por cada aumento de 18 grados en la temperatura, el ritmo del deterioro de la leche se duplica. La leche se arruina todavía más rápido si se la deja descubierta. Aún si la leche está dentro del período de vencimiento, se arruina rápido si se la deja afuera. Cuanto más calor hace, más rápido se echa a perder. Si encuentras leche que ha sido dejada afuera y se ha calentado, tírala para estar seguro.

Si se echa a perder

Lo primero que la mayoría de las personas notan es el olor agrio de la leche descompuesta. Esto es usualmente suficiente para disuadir a un adulto, pero los niños pueden tomarla de todas maneras. Es conveniente estar alerta para arrojar leche y comida viaje y hay niños en la casa. Si la leche se echa a perder aún más, se forma una corteza sólida en la parte de arriba mientras que el líquido en el fondo se vuelve claro. La leche eventualmente se cuaja, formando trozos sólidos similares al requesón. Si un adulto ingiere una pequeña cantidad de leche pasteurizada descompuesta, probablemente no necesite atención médica a menos que tenga un sistema inmunológico comprometido. Si un niño, un anciano o alguien con un sistema inmunológico débil ingiere esta leche, contacta a un médico. Si dolores de estómago, náuseas, calambres, vómitos, diarrea o cualquier otro síntoma inusual ocurre en cualquier persona después de haber ingerido leche cruda, busca atención médica inmediatamente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles