Salud

Los riesgos de la terapia de ultrasonido

Escrito por julie powers | Traducido por rafael ernesto díaz
Los riesgos de la terapia de ultrasonido

Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

La terapia de ultrasonido es una forma de terapia física que utiliza ondas de alta frecuencia de sonido para la transferencia de calor en determinadas zonas del cuerpo lesionadas. La terapia de ultrasonido se utiliza en todo el mundo por los terapeutas físicos y terapeutas ocupacionales para tratar una variedad de condiciones dolorosas como la tendinitis, artritis, fibromialgia y lesiones músculo-esqueléticas. La terapia de ultrasonido que se conoce para ayudar a estimular el proceso de curación, aumentando el flujo sanguíneo y disminuir el dolor y la inflamación. Sin embargo, como con todos los tratamientos médicos, existen algunos riesgos a tener en cuenta antes de usar la terapia de ultrasonido.

Otras personas están leyendo

Órganos

Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

De acuerdo con la Administration de Alimentos y Medicamentos (AAM), las ondas sonoras de la terapia de ultrasonido no deben entrar en contacto con ninguno de los órganos del cuerpo. Los órganos muy sensibles son los siguientes: corazón, riñones, hígado, pulmones, estómago, bazo, intestinos, ojos, oídos, ovarios, testículos, cerebro y médula espinal. Por otra parte, las ondas sonoras no deben entrar en contacto con la zona de las membranas mucosas del cuerpo, lo que incluye la boca, la nariz, el recto y la vagina. Además, el ultrasonido no debe utilizarse en áreas del cuerpo que tengan un implante metálico (por ejemplo, marcapasos), así como sobre ninguna placa de crecimiento activo (regiones epifisarias) en los niños.

Enfermedades

Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

La terapia de ultrasonido no se debe utilizar en pacientes que tienen ciertas enfermedades o condiciones. Los siguientes son algunos ejemplos, la hemofilia (trastorno hemorrágico), la espina bífida, tejidos o huesos que tengan una infección activa (por ejemplo, llagas abiertas), células cancerosas o precancerosas, áreas insensibles de la piel (neuropatía diabética), osteomielitis no tratadas (infección ósea), trombosis venosa profunda y enfermedad cardíaca. Además, es muy importante que las ondas del ultrasonido no vayan sobre la región del abdomen y la espalda baja (lumbar) de las mujeres embarazadas o de mujeres potencialmente embarazadas.

Precauciones en la operación del equipo

Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

Según el sitio web de Health Canada, el operador del aparato de ultrasonido tiene muchas precauciones que tomar antes y durante la terapia. Uno, debe verificar la calibración del dispositivo al menos una vez a la semana para asegurarse de que la energía ultrasónica y el temporizador incorporado sean exactos. Dos, debe hacer un mantenimiento mensual y la prueba del aplicador (la cabeza del transductor) para ver si está proporcionando una cantidad uniforme y equitativa de energía. Por último, el operador debe minimizar la exposición de sus pacientes y de sí mismo, manteniendo el aplicador mirando hacia la piel de la zona lesionada mientras está emitiendo ultrasonido.

Desventajas

Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

Existe poca evidencia científica que explique exactamente cómo funciona el ultrasonido y algunos médicos y científicos cuestionan sus efectos terapéuticos, según la Asociación Norteamericana de Terapia Física. Algunos estudios dicen que la terapia de ultrasonido funciona muy bien o no funciona en lo absoluto en los pacientes (especialmente para el dolor crónico). Además, algunos científicos creen que el ultrasonido le da a la gente una falsa sensación de seguridad, porque las hace sentir mejor, ya que el dolor desaparece. Así, los pacientes piensan que están curados y reanudan las actividades normales y/o deportes y luego a veces se vuelven a lesionar.

Otros tratamientos de terapia física

Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

Si no quieres o no puedes recibir terapia de ultrasonido, existen muchas otras formas de terapia física de acuerdo con Merck.com que puede tratar tu dolor. La estimulación eléctrica en niveles bajos puede reducir el dolor y hacer que los músculos se contraigan de nuevo. La hidroterapia (terapia del agua) puede ser utilizada como tratamiento en la forma de jacuzzis, bañeras de hidromasaje y piscinas climatizadas. La terapia fría y caliente en forma de compresas ayudan a reducir el dolor y la inflamación. La terapia manual (el uso de las manos en lugar de máquinas) en forma de masaje, movilización y manipulación también puede utilizarse para tratar el dolor.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media