Mi rosa del desierto está muriendo

Escrito por quentin coleman | Traducido por karolynne gardim
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Mi rosa del desierto está muriendo
La rosa del desierto (adenium obesum) es un arbusto de clima templado. (Martin Poole/Digital Vision/Getty Images)

La rosa del desierto (adenium obesum) es un arbusto de clima templado que crece bien tanto en ambientes áridos como húmedos. Crece en las regiones tropicales de África y la India y es cultivada en los estados del sur como Florida. Según la Universidad de Florida, la rosa del desierto es la única especie en el género adenium, pero es dividida en grupos de sub-especies para diferenciar entre las variedades. Hay varias razones, incluyendo las plagas, las enfermedades y las condiciones de crecimiento adversas, que provoca que las rosas del desierto mueran o se marchiten.

Otras personas están leyendo

Plagas

Varias plagas de insectos aprovechan las rosas del desierto en los Estados Unidos. Los áfidos y ácaros araña son plagas en general que infestan un gran número de árboles, arbustos y plantas herbáceas. Pueden dañar una rosa del desierto drenando los fluidos vitales de las hojas y brotes de la planta. Las hojas infestadas se vuelven amarillas o marrón, ya que se marchitan. Estas plagas son rara vez mortales, pero sí disminuyen el potencial de crecimiento y el dinamismo de su anfitrión. También pueden transmitir enfermedades bacterianas y virales. Las orugas larvales de algunas especies de polillas e insectos escala también pueden consumir las hojas de la rosa del desierto.

Mi rosa del desierto está muriendo
Áfidos. (Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images)

Enfermedades

Los hongos y enfermedades bacterianas suelen ser más perjudiciales para las rosas del desierto que los insectos. Estas plantas tropicales son vulnerables a la antracnosis, que resulta de una infección de hongos del género colletotrichum. Estos agentes fúngicos dañan el fruto de su anfitrión, que es un problema para las especies vegetales y frutas. Sin embargo, también provoca pudrición de las legiones en los tallos, las hojas y las flores de su huésped, que pueden reducir seriamente la vitalidad y la salud en general de una rosa del desierto, que también es vulnerable a las enfermedades de pudrición de las raíces, sobre todo cuando crece en un ambiente húmedo con poca circulación de aire. Las enfermedades de pudrición de la raíz se infiltran en el sistema radicular de la planta a través del suelo, provocando daños severos y a menudo mortales. Los síntomas de la pudrición de la raíz, incluyendo el marchitamiento y hojas descoloridas, por lo general se vuelven visibles sólo después de que las raíces comienzan a decaer.

Mi rosa del desierto está muriendo
Las enfermedades de pudrición de la raíz se infiltran en el sistema radicular de la planta. (Jupiterimages/Stockbyte/Getty Images)

Temperatura y luz

Las rosas del desierto pueden tolerar el clima relativamente fresco en comparación con algunas plantas tropicales, pero siguen siendo vulnerables a los daños causados ​​por las bajas temperaturas. De acuerdo con la Universidad de Florida, una rosa del desierto puede ser permanente o fatalmente herida por la exposición a temperaturas por debajo de 40 grados F (4,44 ºC). En los climas más fríos del norte de Estados Unidos, estas plantas son cultivadas generalmente al interior o en un invernadero durante la mayor parte del año. Las rosas del desierto deberían cultivarse en un lugar con una completa exposición a la luz solar. Al crecer en la sombra, sus sistemas inmunes sufren y el crecimiento de los tallos y hojas se vuelve distorsionado.

Mi rosa del desierto está muriendo
Las rosas del desierto deberían cultivarse en un lugar con una completa exposición a la luz solar. (BananaStock/BananaStock/Getty Images)

Condiciones de suelo

El suelo con buen drenaje es fundamental para mantener una rosa del desierto vibrante y saludable. Las rosas del desierto almacenan agua en su tronco y son adaptados a los climas áridos con baja disponibilidad de humedad. El suelo que retiene grandes cantidades de humedad o se vuelve fácilmente saturado hace que las raíces se pudran y aumentan las posibilidades de una infección por hongos. De acuerdo con la Universidad de Florida, el agua no debería aplicarse a menos que el suelo esté completamente seco y la temperatura durante el día es superior a 80 grados (26,67 ºC).

Mi rosa del desierto está muriendo
El suelo con buen drenaje es fundamental para mantener una rosa del desierto. (Jack Hollingsworth/Photodisc/Getty Images)

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles