La ruptura de vasos sanguíneos y el entrenamiento con pesas

Escrito por rick rockwell | Traducido por huntress thompson
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
La ruptura de vasos sanguíneos y el entrenamiento con pesas
A veces, durante el entrenamiento con pesas, algunos individuos pueden sufrir la ruptura de un vaso sanguíneo. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

El levantamiento de pesas requiere un tremendo esfuerzo por parte de los músculos del individuo -así, los vasos sanguíneos pueden romperse por la fuerza necesaria para realizar esta tarea. Mientras que la mayoría de los vasos rotos relacionados al entrenamiento con pesas ocurren en el ojo, algunas veces pueden reventar en otras partes del cuerpo, especialmente en las piernas. La mayoría de los vasos sanguíneos rotos se ven peor de lo que realmente son, con una mayoría que se auto-repara en una semana. Sin embargo, la ruptura de vasos más grandes puede representar un peligro para el individuo, especialmente si se forman coágulos que luego pueden causar embolias.

Otras personas están leyendo

Cuándo un vaso sanguíneo se rompe

Muchos de los vasos sanguíneos que se rompen durante las sesiones de entrenamiento con pesas son pequeños capilares incapaces de soportar la tremenda fuerza de la sangre que se bombea a través de sus paredes finas como el papel. Éste es el motivo por el cual alguien con un vaso roto en el ojo (llamado una "hemorragia") parece que sangra por éste. Un lado de la zona de blanco del ojo (la esclerótica) puede verse completamente rojo, o pueden haber pequeños puntos rojos que cubran todo el ojo, dependiendo de la cantidad de vasos rotos. Cuando un fiscoculturista se tensa para levantar una mancuerna pesada, la fuerza forma un coágulo, haciendo que el capilar se abulte, debilite y, finalmente estalle.

¿Por qué ocurren las rupturas?

El globo ocular requiere de muchos pequeños capilares para proveer de sangre al frente y el dorso del ojo. Además de ser una de las estructuras más complejas que constituyen al cuerpo humano, también es una de las más delicadas por su estructura no-esquelética. Estos pequeños vasos sanguíneos pueden romperse fácilmente por actividades tan sencillas como estornudar, toser o reír. Es entendible, entonces, que una actividad vigorosa como el entrenamiento con pesas pueda causar la ruptura de los vasos sanguíneos del ojo fácilmente. Técnicamente, un vaso sanguíneo roto en el ojo lleva el nombre de hemorragia subconjuntival.

Qué puedes hacer

Los vasos o capilares rotos no son dolorosos, y generalmente no representan un problema médico que necesite un viaje al doctor. Sin embargo, individuos que sufran de una hemorragia subconjuntival y que usen lentes de contacto deberían ser cuidadosos cuando se los coloquen. Aquellos que sufran de alergias deberían ser cuidadosos también, ya que frotarse el ojo puede romper más vasos comprometidos o causar más sagrado. El tratamiento consiste, básicamente, en evitar la acción que provocó la ruptura hasta que el enrojecimiento desaparezca y en ser cuidadoso para evitar golpear o irritar el ojo.

La importancia de la visita al doctor

Si la ruptura de los vasos sanguíneos está acompañada de dolor, ya sea que ocurra en los ojos o en las piernas (vasos sanguíneos aracnoideos y visibles), deberías consultar a un médico, siendo que la ruptura de los vasos sanguíneos pequeños no causa ninguna incomodidad. Las hemorragias en el ojo no deberían causar ningún problema de visión. Alguien que experimente una visión borrosa u oscurecida debería ver a un oftalmólogo o un médico, dado que ésto puede indicar una condición subyacente y más seria. Un dolor menor o irritación en el ojo suele aliviarse con gotas para los ojos de venta libre o con prescripción médica.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles