Cómo sacar el hierro del agua de un pozo

Escrito por jacqueline gonzales | Traducido por ehow contributor
Cómo sacar el hierro del agua de un pozo

wishing well image by Carol Wingert from Fotolia.com

El hierro generalmente no se considera perjudicial para las personas, pero muchos prefieren no beber agua que lo contenga por el color rojo y el olor que tiene. El agua de pozo es conocida por tener este problema, ya que no pasa por ningún proceso de filtración oficial para eliminar la mayor parte del hierro. La mejor manera de eliminar el hierro es cavar un nuevo pozo, pero esto puede ser costoso y poco efectivo en lugares con altos niveles de hierro en el suelo. Verter cloro en el pozo es una solución eficaz, aunque temporal, para eliminar el hierro. Se puede hacer este procedimiento varias veces si es necesario.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una cinta métrica
  • Un blanqueador líquido
  • Agua
  • Bisulfito de sodio

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Determina la cantidad de agua que hay en el pozo. Para encontrarla, hay que medir el diámetro de la cubierta del pozo y la profundidad del agua en él. Debes medir la profundidad del pozo por el número de galones de agua por pie de la cubierta del pozo para encontrar el volumen del agua en el. Una cubierta de 5 pulgadas de diámetro por lo general contiene un galón de agua por cada pie de de la cubierta. La mayoría de los pozos contienen al menos de 5 a 10 galones de agua y algunos más de 100 galones de agua.

  2. 2

    Mide el blanqueador líquido. Necesitas 5 y 1/2 oz. de blanqueador líquido por cada 5 galones de agua. Mezcla el blanqueador líquido con un mínimo de 10 galones de agua. Usa más para pozos más grandes.

  3. 3

    Vierte la mezcla de cloro y agua en la cubierta del pozo. Ésta debe estar completamente mojada. Si no es así, utiliza una manguera o un balde con agua para mojar la cubierta entera.

  4. 4

    Espera de seis a 12 horas para que el blanqueador se mezcle con el agua del pozo. Una vez transcurrido el tiempo, abre todos los grifos hasta que haya un fuerte olor a cloro. Cierra las llaves y dejar reposar el agua en los grifos durante una hora.

  5. 5

    Limpia el sistema activando cada grifo hasta que ya no huela a cloro. Comienza con los grifos de afuera y deja correr el agua lejos de césped o la vegetación. Una vez que hayas terminado, abre las llaves de adentro. Si tienes una fosa séptica o campo de lixiviación, usa bisulfito de sodio en el sitio de drenaje para preservar la vegetación cercana. Utiliza 2 oz por cada galón que corra a través de las tuberías

Consejos y advertencias

  • Si tienes un calentador de agua caliente, deja que drene bien después del tratamiento con cloro. Asegúrate de mantener el agua lejos de la vegetación.
  • Necesitarás otra fuente de agua durante este proceso. No bebas, limpies o cocines con el agua hasta que hayas terminado.
  • Evita salpicar el agua sobre la piel o la ropa ya que las soluciones de cloro son altamente corrosivas.
  • No combines este tratamiento con ácidos o con amoníaco porque se formarán gases tóxicos.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2015 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media