Cómo sacar un perno oxidado

Escrito por larry simmons | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo sacar un perno oxidado
El moho es una de las principales causas de los pernos oxidados. (Stockbyte/Stockbyte/Getty Images)

En cualquier lugar que utilices pernos corres el riesgo de enfrentarte a uno que esté oxidado. Un tornillo oxidado, por alguna razón, se pega en su lugar, negándose a moverse con los medios habituales. Sin embargo, puedes quitar el perno con un poco de trabajo sobre éste y la correcta aplicación de algunas herramientas. Quitar un tornillo oxidado puede tomar un par de horas, tal vez llevando al proyecto a pararse. Mediante la aplicación de medidas específicas de eliminación, serás capaz de continuar a menudo con un tornillo intacto listo para su reutilización.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Aceite penetrante
  • Llave de tubo
  • Llave de impacto
  • Martillo
  • Divisor de tuerca
  • Antorcha de propano
  • Brocas metálicas de corte
  • Extractor de fácil uso

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Pulveriza una capa de aceite penetrante en el perno. Trata de trabajar el aceite en las roscas, cubriendo el orificio del perno también. Satura el perno con el aceite a un punto justo antes de encharcarlo. Deja que el aceite se asiente en su lugar durante seis horas.

  2. 2

    Utiliza una llave de tubo con una toma unida que sea del mismo tamaño que el perno. Gira la llave hacia la izquierda para aflojar el tornillo en su lugar, luego gírala ligeramente hacia la derecha para sacudirla aún más. Continúa el movimiento en el sentido contrario a las agujas del reloj hasta que el tornillo se afloje.

  3. 3

    Utiliza una llave de impacto sobre el perno si la llave de tubo no puede aflojarlo. Coloca la llave en el perno, luego golpea el mango fuertemente dos o tres veces con un martillo para aflojar el tornillo. Cambia de nuevo a la llave de tubo una vez que el perno comience a moverse, a continuación, utiliza la llave de tubo para extraerlo completamente.

  4. 4

    Coloca un divisor de tuerca en la tuerca que sostiene el tornillo en su lugar si el perno continúa atascándose. Aprieta la cuchilla de la cortadora en la tuerca con una llave hasta que corte a través de la tuerca completamente. Retira la tuerca cortada del perno y, a continuación, gira el tornillo con la llave de tubo.

  5. 5

    Utiliza un soplete de propano para expandir el metal que rodea el tornillo si es que todavía se niega a salir. Ponte un par de guantes resistentes al calor y gafas de seguridad. Pasa la antorcha sobre la superficie que rodea el perno, teniendo cuidado de no dirigir el calor hacia el propio perno. Coloca la llave de tubo sobre la cabeza del tornillo, luego retuércela desde el orificio de calor ampliado.

  6. 6

    Usa un taladro de corte de metal con una broca ligeramente más pequeña que las roscas en los tornillos para perforar en el centro del perno. Retira la broca del perno e inserta un extractor de fácil salida marcado para el tamaño de la broca en el agujero que hiciste en el perno. Utiliza un trinquete para girar el perno de fácil salida de su agujero.

Consejos y advertencias

  • Usa guantes de trabajo y gafas de seguridad cuando quites el perno para protegerte en caso de una rotura del tornillo o de los fragmentos creados durante la perforación del perno.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles