Cómo hacer un salpicadero de cocina utilizando vidrio

Escrito por mason howard | Traducido por aldana avale
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer un salpicadero de cocina utilizando vidrio
Azulejos de vidrio lisos y modernos en azul. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

El vidrio tiene una elegancia infinita y si quieres incorporar el material en el área de trabajo de tu cocina, considera la posibilidad de un salpicadero de azulejos de vidrio. Trabaja con estos azulejos sobre planchas de malla para una instalación más rápida y para garantizar el diseño parejo de los mismos. Las planchas de azulejos de vidrio vienen en cuadrículas de múltiples azulejos unidos a cuadrados de malla en la parte trasera. La textura de la maya asegura un fuerte agarre cuando se incrusta en el revoque y se puede cortar fácilmente cuando se tiene que reformar las planchas para que quepan en un lugar particular. Puedes encontrar planchas de azulejos de vidrio en un amplio rango de estilos incluyendo lisos, mosaicos o iridescentes.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un papel de lija de grano 120
  • Una cinta métrica
  • Unas planchas de azulejos de vidrio
  • Una tijera
  • Un raspador y cortador de azulejos
  • Una regla
  • Un papel de cera
  • Un revoque de alta adherencia
  • Una paleta
  • Un flotador de goma
  • Lechada de color blanco
  • Un pigmento para lechada
  • Un sellador para lechada
  • Un rodillo pequeño
  • Una masilla de silicona transparente

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Lija el área del salpicadero con un papel de lija de grano 120 para quitar el brillo de la pintura. Aspira y limpia el área con un paño de felpa para eliminar el polvo del lijado.

  2. 2

    Toma las medidas del salpicadero y diseña unas planchas de azulejos para que encajen en una superficie de trabajo. Corta a través de la malla cuando sea necesario crear un encaje, como para un borde o alrededor de la grifería, con una tijera. Corta por los azulejos actuales, cuando sea necesario, con un cortador de azulejos. Marca la línea de corte por la línea de azulejos con una regla y un lápiz de cera. Pasa la cuchilla del cortador por la línea para cortar los azulejos. Presiona las puntas de presión para romperlos.

  3. 3

    Esparce una capa de 1/4 pulgadas (0,63 cm) de revoque de alta adherencia sobre la pared, utilizando una paleta dentada para crear crestas. Si no consigues, una paleta dentada no es imperativa para la parte trasera de la malla. Para los azulejos que no son opacos, suaviza los bordes con una paleta recta, ya que podrían verse. Esparce revoque de alta adherencia en la parte trasera de la plancha de azulejos y fíjalos firmemente a la pared, golpeándolos con un flotador de goma. Repite con cada plancha de azulejo. Deja que el revoque se seque.

  4. 4

    Revuelve el pigmento en polvo para lechada y logra un color que quede bien con los azulejos si lo deseas. Pasa la lechada en los espacios entre los azulejos esparciéndola sobre la superficie con un flotador de goma. Una vez terminado, limpia el exceso de residuos de la superficie de los azulejos con una esponja húmeda. Deja que la lechada se seque, luego pinta con un sellador, utilizando un rodillo pequeño.

  5. 5

    Escurre y aplica una línea de masilla de silicona transparente por los bordes del salpicadero de azulejo que es vulnerable a la filtración de humedad como donde se une con la mesada.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles