Cómo hacer unas sandalias con una llanta vieja

Escrito por ehow contributor | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer unas sandalias con una llanta vieja
Haz sandalias con una llanta vieja.

Ningún hippie sería atrapado muerto sin sandalias o chanclas. Pero si realmente quieres impresionar a los otros, puedes hacer sandalias con una llanta vieja. Éstas requieren materiales baratos depurados, y, con un poco de trabajo, pueden ser muy cómodas.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Obtén un viejo neumático o parte de un neumático. Necesitarás uno que no tenga cinturones de acero.

  2. 2

    Corta dos fondos para la sandalia de la llanta. Puedes utilizar un par de sandalias o chanclas que ya encajen como patrón. Esto se hace mejor con un movimiento de vaivén mientras sostienes el neumático bajo cierta tensión.

  3. 3

    Corta las correas para los dos pies para cada sandalia. Tienen que ser lo suficientemente largas como para mantener los pies firmemente en la sandalia con un poco más para ir a través de la misma. Éstas se realizan mejor con un trozo de nylon de una correa vieja para perro o de una correa del cinturón de seguridad. Hay varias maneras de organizar las correas para los pies. Modela las tuyas en un par de sandalias o chanclas que te gusten. Podrías tener una correa que fuera sobre el pie y uno entre tus dedos. Probablemente lo más fácil es cortar dos tiras que vayan en paralelo a través de la parte superior del pie, una hacia la parte delantera del pie y uno más cerca del tobillo.

  4. 4

    Derrite los extremos de las correas para los pies después de cortarlas. Esto es para que no se deshilachen. Puedes utilizar un cortador caliente o una herramienta de metal caliente.

  5. 5

    Perfora unas ranuras para las correas para los pies en las sandalias. Utiliza un destornillador o un cincel y un martillo. Recuerda que la banda de rodadura del neumático es la parte inferior de las sandalias.

  6. 6

    Empuja las correas para los pies a través de las ranuras con un destornillador o tira de éstas con unos alicates. Querrás un poco de correa extra que empuje a través de la parte inferior de las sandalias.

  7. 7

    Pruébate las sandalias. Asegúrate de que las correas estén ajustadas y cómodas.

  8. 8

    Derrite las correas para los pies para que se adhieran al fondo de las sandalias. Querrás que se queden en el mismo sitio. Podrías intentar hacer un nudo en lugar de derretirlas.

Consejos y advertencias

  • Un neumático con cinturón de acero no funcionará para esto. Las llantas o neumáticos más viejos de repuesto se pueden utilizar para hacer sandalias, o puedes buscar en la carretera aquellos restos de neumáticos que se despegan de los camiones.
  • Probablemente tendrás que emplear un poco de trabajo en conseguir que las correas para los pies se sientan cómodas y averiguar cuál es la configuración que deseas. Camina alrededor por un tiempo antes de adjuntarlas de forma permanente.
  • Podrías intentar hacer correas con cuerdas o tiras de tela o de goma. Las correas para los pies deben ser duraderas pero cómodas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles