Sed excesiva en niños pequeños

Escrito por matt berry | Traducido por maria gloria garcia menendez
Sed excesiva en niños pequeños

Los niños pequeños que experimenten sed excesiva deben ser evaluados.

toddler holding and drinking milk image by NatJag from Fotolia.com

La sed excesiva se caracteriza por tener ganas de beber más líquidos de lo necesario. Esto se conoce comúnmente como polidipsia y no se considera normal en niños pequeños. Un niño que presenta síntomas de consumo excesivo de líquido normalmente también orinará con más frecuencia. Si piensas que tu niño puede tener polidipsia, debes ponerte en contacto con un médico ya que hay varios trastornos o problemas médicos que podrían ser el problema.

Otras personas están leyendo

Diabetes mellitus

La diabetes mellitus se produce cuando existe un desarrollo insuficiente de insulina que provoca un alto nivel de azúcar en la sangre. Según el libro de texto de Medicina Pediátrica de Emergencia (Textbook of Pediatric Emergency Medicine), esta es la causa número uno de la polidipsia. Los niños pequeños que tienen diabetes mellitus pueden presentar también cetoacidosis diabética y una posible pérdida de peso. Si no se trata correctamente, la diabetes puede ser muy peligrosa. Ponte en contacto con un médico si tu hijo tiene síntomas de diabetes mellitus.

Diabetes insipidus

La diabetes insipidus se considera rara, pero da como resultado una micción excesiva. Esta pérdida de fluido resultará en sed extrema. El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Riñón (National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases) manifiesta que los niños que tienen diabetes insipidus suelen ser irritables y presentar síntomas como vómitos, diarrea y fiebre. Es importante que los niños que tienen este tipo de diabetes beban suficientes líquidos para reemplazar el importe perdido durante la micción. Debes contactar con el médico si tu hijo tiene micción excesiva.

Enfermedad hepática

Ocasionalmente, los niños pueden desarrollar problemas con su hígado. La hepatitis es una enfermedad particular del hígado que pueden tener los niños. La sed excesiva es un síntoma común de enfermedad hepática así como la hepatitis. Generalmente, la enfermedad hepática también se acompañará de otros síntomas como la coloración amarillenta de la piel conocida como ictericia. La distensión abdominal y el color anormal de las heces también pueden indicar problemas en el hígado. Los niños que tienen estos síntomas deben acudir al médico tan pronto como sea posible.

Anemia falciforme

Los riñones y las enfermedades renales podrían jugar un papel en la polidipsia de tu niño. Según el libro de texto de Medicina Pediátrica de Emergencia (Textbook of Pediatric Emergency Medicine), la anemia falciforme causa una sed excesiva debido a la deformación crónica de las células en la médula del riñón que no permiten que la orina sea concentrada. Un análisis de orina debe ser capaz de decir si hay una enfermedad renal y una electroforesis de hemoglobina puede indicar si están presentes los rasgos de células falciformes.

Sin enfermedad

Afortunadamente, si tu hijo está experimentando sed excesiva, puede ser por una razón no relacionada con enfermedades. MedlinePlus afirma que la polidipsia puede provenir de diarrea excesiva, vómitos o sudoración. Si tu hijo ha tomado una comida picante o salada, esto también puede tener como resultado una sed excesiva. Independientemente de la razón, el niño debe ser evaluado si su sed no desaparece por largos períodos, ya que la polidipsia pediátrica no es normal.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media