Señales de convulsiones en niños y bebés

Escrito por laura nowak | Traducido por pei pei
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Señales de convulsiones en niños y bebés
Acude con el pediatra ante cualquier signo de alarma. (babys baden image by Dron from Fotolia.com)

Descubrir que el bebé tiene un ataque convulsivo, puede ser aterrador para cualquier padre; pero resulta de gran beneficio reconocer lo que está sucediendo y saber qué es con lo que estás tratando. Las convulsiones ocurren cuando la actividad eléctrica del cerebro se altera. Desde la edad de tres meses, los niños pueden sufrir de crisis convulsivas que se manifiestan con síntomas como pérdida del conocimiento y movimientos bruscos. En la mayoría de estos casos, los bebés están pasando por un ataque epiléptico, a menos que se identifique que la convulsión es de tipo febril; la cual es provocada por una fiebre muy alta. Durante las crisis epilépticas generalizadas, que incluyen los ataques de tipo grand mal y petit o pequeño mal, ambos lados del cerebro se ven afectados. En convulsiones complejas, sólo una región se ve afectada.

Otras personas están leyendo

Disminución del estado de alerta

Durante el petit mal o crisis de ausencia, los bebés pierden sentido de conciencia y no responden a los estímulos más simples; muchas veces únicamente miran al vacío. A menudo, el bebé puede parpadear rápidamente, pero eso no implica que tenga consciencia de lo que está ocurriendo. Las crisis de ausencia ocurren brevemente, sin previo aviso y pueden reincidir varias veces durante el mismo día. Llegan a ser muy peligrosas debido a que se producen con tanta rapidez que en algunos casos, los padres no las notan y es entonces que llegan a pasar meses antes de que el doctor diagnostique la epilepsia.

Movimientos espasmódicos de las extremidades

Si tu bebé está experimentando ya sea un ataque de tipo grand mal (crisis tonicoclónica) o un espasmo infantil, notarás que sus brazos están rígidos y sus piernas se mueven de forma violenta. Es probable que las extremidades se sacudan de pronto rápidamente y su cabeza caiga hacia adelante. También puede que notes que su cuerpo tiembla y se estremece, esto particularmente durante una convulsión tónico-clónica generalizada. Si el bebé ya está acostado, quizá sus rodillas se eleven y sus brazos se inclinen hacia delante, como si estuviera tratando de llegar o de aferrarse a algo delante de él. Los bebés pueden tener varios espasmos infantiles a lo largo de un día, por lo general alrededor de la hora de ir a la cama o la hora de la siesta. Estas crisis son delicadas y peligrosas si no se tratan.

Pérdida de equilibrio

Con las convulsiones tonicoclónicas o de grand mal, los niños y bebés sufren de problemas y alteraciones del equilibrio que los hacen parecer más torpes que el resto de los niños. De acuerdo con la Fundación para la Epilepsia, estos niños suelen presentar falta de tono muscular y a menudo caen al suelo cuando sufren de una crisis epiléptica. Si tu bebé o niño pequeño se cae de forma constante, corre el riesgo de sufrir una lesión importante en la cabeza, así que si tu caso es severo, es muy recomendable que utilices un casco de protección para tu hijo.

Pérdida de la conciencia

Si tu bebé sufre de convulsiones parciales complejas o de crisis tonicoclónicas, es posible que pierda el conocimiento durante unos minutos. Durante el ataque y la pérdida de la conciencia, tu bebé puede tener náuseas o llanto incontrolable y muy probablemente lo veas agotado una vez que la ha superado. Los bebés también pueden perder la conciencia si tienen fiebre superior a los 102 grados Fahrenheit (39 grados celsius) y están experimentando una convulsión febril.

Contracciones

Durante una convulsión febril, el bebé experimentará espasmos en las extremidades, como en un brazo o una pierna; o quizá la convulsión se concentre en un solo lado del cuerpo. Las convulsiones febriles ocurren en bebés y niños pequeños, a menudo entre los 6 meses y los 3 años de edad. Estas crisis son provocadas por una fiebre alta, por lo general suceden en niños sin una historia de convulsiones y no deberían ser recurrentes. Normalmente duran un par de minutos pero llegan a extenderse hasta 10 o 15 minutos.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles