¿Por qué siento un hormigueo en las puntas de los dedos después de hacer ejercicio?

Escrito por matthew lee | Traducido por alejandro moreno
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Por qué siento un hormigueo en las puntas de los dedos después de hacer ejercicio?
Una mala técnica puede provocar hormigueo en las puntas de tus dedos después del ejercicio. (BananaStock/BananaStock/Getty Images)

La actividad física intensa pone mucho estrés sobre el cuerpo, lo que potencialmente lleva a varios síntomas molestos después de hacer ejercicio. Generalmente, el entumecimiento u hormigueo en las puntas de tus dedos después de ejercitarte es breve, y a menudo es provocado por una técnica inapropiada. Aunque puede no ser más que una molestia inofensiva, si se da de manera regular y duradera en las puntas de los dedos y no está relacionado con tu técnica ni se alivia con el movimiento, puede indicar una seria condición médica subyacente.

Otras personas están leyendo

Agarre y postura

Si el hormigueo en las puntas de tus dedos es breve durante y después del ejercicio, puede ser una señal que estás agarrando el equipo demasiado fuerte. Por ejemplo, si agarras los mangos del equipo de cardio demasiado fuerte, puedes poner excesiva presión sobre los vasos sanguíneos que van hacia tus manos. Como resultado, decrece el flujo sanguíneo que, cuando dura todo el entrenamiento, puede llevar a un entumecimiento u hormigueo. De manera similar, una postura inapropiada puede poner estrés sobre los nervios superiores de la columna, lo que potencialmente conlleva a tener nervios pinzados y a un entumecimiento u hormigueo temporal en las manos y puntas de los dedos.

Demanda de oxígeno

Aunque el hormigueo en las puntas de los dedos después del ejercicio puede indicar un agarre o postura inapropiados, también puede ser una consecuencia natural de las intensas demandas de oxígeno puestas sobre el cuerpo debido a la actividad. Bajo circunstancias normales, tu cuerpo es capaz de mantener tus demandas de oxígeno regulares, bombeando sangre rica en oxígeno a donde se necesite. Sin embargo, una combinación de la demanda de actividad física y factores temporales, como tu dieta durante ese día y el nivel de energía, puede limitar la capacidad de tu cuerpo de cubrir sus demandas de oxígeno durante el ejercicio. Por tanto, puede tener como resultado una sensación de hormigueo breve en las extremidades después de una rutina particularmente exigente de ejercicio.

Isquemia y daño nervioso

La isquemia se presenta cuando a un área del cuerpo en particular le falta oxígeno. Aunque el agarre excesivo o el ejercicio demasiado intenso puede llevar a pequeños síntomas similares a los de la isquemia, o incluso a una isquemia inducida por el ejercicio, el hormigueo o entumecimiento crónico y duradero en las puntas de tus dedos puede ser una señal de una condición más seria. Los tumores, coágulos sanguíneos, presión arterial baja, enfermedades del corazón y células falciformes, todas, pueden llevar a isquemia crónica.

De manera similar a la relación entre la isquemia y el mal agarre, el hormigueo en las puntas de tus dedos puede ser una señal de nervios pinzados si es breve, y daños en los nervios si es prolongado y crónico. Aproximadamente 20 millones de estadounidenses y cerca del 60% de las personas con diabetes sufren de este tipo de daño nervioso. Dado que ese daño nervioso también puede surgir por la esclerosis múltiple, una variedad de cánceres, trastornos del riñón y deficiencias de vitaminas, el hormigueo crónico en las puntas de los dedos puede ser una señal de una condición más seria.

Anemia por deficiencia de hierro

Para que el oxígeno se transporte de manera efectiva a través de tu sangre, las concentraciones de las moléculas de hemoglobina necesitan estar en los niveles adecuados. Dado que el hierro es esencial para la producción de hemoglobina de tu cuerpo, los niveles crónicamente bajos de hierro en tu dieta pueden acarrear una mala transportación de oxígeno durante el ejercicio. Pese a que la isquemia y el ejercicio intenso pueden llevar a un hormigueo o entumecimiento localizado, la anemia por deficiencia de hierro puede llevar a esto y a un hormigueo o fatiga generalizados.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles