Signos de que los germinados de alfalfa se han echado a perder

Escrito por casandra maier | Traducido por pei pei
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Signos de que los germinados de alfalfa se han echado a perder
Los germinados de alfalfa deben lucir frescos y humectados, nunca blandos o marchitos. (Thinkstock/Comstock/Getty Images)

La alfalfa se cultivaba ya en los días del nacimiento de la civilización mesopotámica. Como miembro de la familia de los guisantes, la alfalfa es una leguminosa popular en todo el mundo que a menudo se consume como semilla germinada en sándwiches, ensaladas, tortillas y envolturas. Junto con sus pequeñas hojas verdes, los germinados de alfalfa se caracterizan por sus finos tallos blancos que tienen un sabor fresco, neutro y ligeramente dulce. Cuando compres germinados de alfalfa en el supermercado o los prepares por tu cuenta, es importante reconocer los signos que indican que se han dañado o que se encuentran en avanzado mal estado.

Otras personas están leyendo

Principios básicos

Un buen germinado de alfalfa debe estar humectado y limpio. Los brotes deben tener una contextura nítida y las hojas lucir frescas y alegres. Recuerda que es posible comprar alfalfa en pequeños contenedores de plástico en una tienda de comestibles, pero también se pueden preparar en casa y luego cosechar a los siete días. La alfalfa germinada por método hidropónico se prepara en cualquier época del año sin usar pesticidas. El consumo de los germinados de alfalfa genera grandes beneficios para la salud, sin contar con que la planta en sí, es un alimento útil para combatir el cáncer, frenar la osteoporosis y reducir el colesterol. También proporciona un impulso a tu energía gracias a su contenido de vitaminas A, C, K y E y minerales tales como calcio, magnesio, zinc, fósforo y potasio.

Durante el cultivo

Cuando se germina alfalfa en casa por método hidropónico, hay algunos indicadores que te ayudarán a determinar si las raíces están en mal estado. El método hidropónico hace uso de agua en lugar de tierra. Lo que debes hacer en este caso es tomar las semillas y colocarlas en agua durante toda la noche para estimular la formación de raíces. Sin embargo, con el fin de que las semillas germinen con éxito, el contenedor debe ser drenado por lo menos dos veces al día. Si la alfalfa permanece en el agua durante demasiado tiempo, se corre el riesgo de que las nuevas raíces se dañen y se echen a perder. Ten en cuenta que los germinados estropeados suelen lucir rotos y podridos. Algunas enfermedades también pueden hacer que la alfalfa se dañe durante el crecimiento. Una enfermedad común llamada putrefacción de la corona que es causada por hongos, ocurre cuando la alfalfa se germina en tierra. Los signos de putrefacción de la corona aparecen en la parte superior de los brotes en forma de zonas amarillas o marchitamiento. Las toxinas causadas por el proceso de putrefacción de la corona pueden debilitar e incluso matar las diminutas plantas. La alfalfa que sobrevive y llega a crecer pero está debilitada por este mal, es más susceptible de morir en el invierno.

Al comprar

También es importante reconocer los signos de la alfalfa dañada después de comprarla en la tienda de comestibles. Esto evitará que consumas un producto en mal estado que puede hacer que te enfermes. La alfaIfa echada a perder muestra signos de descomposición -aún dentro del recipiente en el que se vende- que incluyen oscurecimiento y manchas amarillentas en las hojas, además de olores desagradables. Aunque los germinados de alfalfa deben estar húmedos, si tienen agua en exceso seguramente estarán blandos, pegajosos o muertos. En la compra de germinados, elige sólo los contenedores que hayan sido refrigerados y no dejes de ponerlos en la nevera inmediatamente después de llegar a casa. Los brotes que no son refrigerados tienen una probabilidad mucho mayor de pudrirse.

Consideraciones

Además de buscar signos de daño, hay ciertas consideraciones que puedes tener en cuenta para evitar que accidentalmente termines consumiendo alfalfa germinada podrida. Como regla general, esta leguminosa se mantiene viable durante cuatro o máximo cinco días en el refrigerador. Procura siempre examinar y oler los brotes antes de usarlos en sándwiches o ensaladas. No dejes nunca de enjuagar la alfalfa antes de consumirla para quitar los gérmenes y las bacterias que pudieran estar presentes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles