¿Qué es el síndrome del ojo seco en los niños?

Escrito por amy butcher | Traducido por florencia kushidonchi
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Qué es el síndrome del ojo seco en los niños?
El síndrome del ojo seco es inusual en niños, pero puede llegar a ocurrir. (childs eye image by Andy Sears from Fotolia.com)

Aunque el síndrome del ojo seco es muy poco frecuente en las población más joven, puede llegar a ocurrir. Puede manifestarse con síntomas tan dolorosos y molestos como en los adultos. Debido a que los médicos suelen equivocarse en el diagnóstico de esta afección en los niños, es importante observar todos los síntomas. Presta mucha atención a lo que presenta tu hijo.

Otras personas están leyendo

Características

El síndrome del ojo seco es una afección de la película en la cual normalmente se producen las lágrimas. Cuando se manifiesta este síndrome, el ojo es incapaz de producir una cantidad suficiente de lágrimas o éstas están compuestas de químicos que las hacen evaporar de inmediato. La afección provoca una disminución en la producción lagrimal y una anormalidad en la producción de mucosa propia de la capa lagrimal. Aunque la mayoría de los pacientes experimentan síntomas leves o moderados, los casos graves de este síndrome pueden ser extremadamente molestos y dolorosos, y suelen requerir una cirugía para evitar que el ojo se seque.

Comprender los síntomas de tu hijo

Los pacientes con síndrome de ojo seco suelen manifestar una sequedad constante del ojo, una sensación de ardor o picazón, visión borrosa, una sensación arenosa o pegajosa, foto-sensibilidad, y enrojecimiento o "sensación de cuerpo extraño", donde se siente como si un objeto se hubiese insertado en el ojo. Mientras que el niño puede no quejarse de una sensación de sequedad dentro y alrededor del ojo, es probable que describa una sensación de irritación, ardor, picazón y comezón. Los padres también deberían estar atentos a los factores ambientales que pueden ayudar a detectar el síndrome. Por ejemplo, el niño puede manifestar un empeoramiento de los síntomas durante un viaje en avión o al vacacionar en un lugar seco y ventoso.

Evitar un diagnóstico erróneo

Para evitar que diagnostiquen de forma errónea a tu hijo, prepárate para contestar preguntas sobre sus hábitos comunes; por ejemplo, si suele dormir con los ojos abiertos. Los padres también deberían estar preparados para describir si el niño padece una enfermedad que afecta su piel, articulaciones, intestinos o su sistema respiratorio. Además, es posible que una medicación que esté tomando contribuya a la afección; debes brindar esta información también. Por último, cualquier tipo de terapia de radiación o de quimioterapia puede dañar las glándulas que producen la secreción lagrimal. También debes comentárselo al médico del niño. Para asegurarse de que el niño padece este síndrome, es posible que el médico indique una prueba de Shrimer: un procedimiento que intenta medir la cantidad de lágrimas en el ojo del paciente, por medio del uso de un cinta delgada o un papel de filtro ubicado en el rabillo del ojo.

Causas del síndrome del ojo seco en niños

La mayoría de los casos pediátricos de síndrome de ojo seco están generados por una entre muchas afecciones. Una de ellas, la deficiencia de mucina, afecta a los productores primarios de la mucina de la lágrima. La deficiencia de este componente integral desestabiliza la película lagrimal y genera la sequedad del ojo. Para prevenirla, los niños deben consumir la cantidad diaria de vitamina A (xeroftalmia) y tracoma, ya que estos elementos tienen la habilidad de modificar considerablemente la capa de mucina de la película lagrimal.

La deficiencia de lípidos también puede contribuir a este síndrome. La glándulas meibomianas, o glándulas tarsales, son las principales colaboradoras de la capa oleosa de la película lagrimal. Una disminución en esta capa genera una evaporación más rápida de la película lagrimal, lo que agrava el síndrome. La terapia de radiación o la quimioterapia pueden provocar la pérdida de la glándula meibomiana, que suele implicar una deficiencia grave en esta capa oleosa. Otras causas del síndrome incluyen: períodos prolongados de actividad visual intensa - como mirar televisión, leer o usar una computadora -, aire seco o polvoriento, otras medicaciones o un uso prolongado de lentes de contacto.

Tratamiento

El síndrome de ojos secos en niños puede tratarse de modo fácil masajeando los párpados, limpiando los margenes de los párpados dos veces al día con champú para bebés diluido (aproximadamente una cuchara de té por una taza de agua tibia), evitando la medicación que podría estar generando la sequedad del ojo y asegurándote de que el niño consuma la cantidad diaria de vitamina A y lípidos esenciales que necesita. Aplicar una combinación de antibióticos o corticoesteroides en el margen del párpado, en pequeñas cantidades, también puede ayudar a tratar el síndrome.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles