Síndrome vestibular en gatos

Escrito por cate burnette | Traducido por carmen maria garcia
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Síndrome vestibular en gatos
Los gatos de edad avanzada son susceptibles al síndrome vestibular. (cat image by JASON WINTER from Fotolia.com)

Si te das cuenta de que tu gato de repente camina tambaleante alrededor, corre contra los muebles con su cabeza inclinada hacia un lado y es incapaz de caminar en línea recta, es posible (y comprensible) que te preocupe que tenga una enfermedad seria o algún padecimiento. Aunque debes llevar a tu gato al veterinario, la causa más común de estos síntomas es el síndrome vestibular, una enfermedad no peligrosa en el interior de la oreja.

Otras personas están leyendo

Importancia

El sistema vestibular felino contribuye al equilibrio de tu gato en relación a la gravedad y el suelo. Además, controla los músculos de los ojos para que las imágenes estén enfocadas y fijas, ayudando a tu gato a controlar su postura y los movimientos de sus músculos. Este sistema del cuerpo se compone de tres canales semicirculares del oído interno y células de pelo dentro de esos canales que perciben movimientos fluidos, y se conectan directamente con el nervio vestibular. Este nervio se une con un conjunto de nervios conocidos como el centro vestibular que termina dentro de la raíz del cerebro. De acuerdo con el Dr. Roger L. Welton, del hospital veterinario Maybeck, "el trastorno de cualquier parte de este sistema genera alteraciones en el equilibrio, orientación espacial y el equilibrio en general".

Causas

Tu gato puede desarrollar una enfermedad vestibular de la nada y sin padecimientos previos. Comúnmente la padecen los gatos viejos y comúnmente se diagnostica a finales del verano y en los meses de otoño; este síndrome es mayormente idiopático (lo que significa que no tienen causa conocida), de acuerdo a los veterinarios en el Centro Médico Veterinario Mar Vista. Si tu gato tiene antecedentes de infecciones en el oído medio o sospechas que tiene una lesión en el cerebro que puede causar el síndrome, sus síntomas serán los mismos que la versión idiopática de la enfermedad.

Síntomas

Los síntomas típicos del síndrome vestibular incluyen una inclinación significativa de la cabeza (usualmente hacia el lado del oído afectado), falta de coordinación al caminar, mareo, caídas y nistagmo (movimientos repetitivos del ojo hacia atrás y delante). En estos casos, tu gato puede desorientarse y llorar por su confusión, negándose a moverse. Algunos gatos giran repetidamente en una dirección y se marean por la cinetosis (trastorno debido al movimiento). Tu mascota demostrará algunos signos de parálisis facial y/o cambios en los ojos como párpados caídos u ojos desorientados.

Diagnóstico y tratamiento

Tu veterinario tomará todos los antecedentes y llevará a cabo un examen médico completo de tu gato, incluyendo un examen neurológico antes de comenzar el tratamiento. Es posible que te recomiende realizar exámenes de sangre y de orina para determinar la salud general de tu mascota, y posiblemente un examen de rayos X en la cabeza o una tomografía computarizada. Una vez que todas las enfermedades hayan sido descartadas y el veterinario diagnostique síndrome vestibular, el tratamiento comenzará.

De acuerdo con Vetinfo.com, la mayoría de los gatos con enfermedad vestibular resuelven el problema con poco o nulo tratamiento a lo largo de unas cuantas semanas. Tu veterinario puede sugerir una medicina para la cinetosis, como la meclizina (Antivert) o la difenhidramina (Benadryl) para aliviar algunos de los síntomas y para ayudar a que tu mascota se sienta más equilibrada.

Advertencia

Muchos dueños de mascotas se preocupan de que sus gatos hayan tenido un derrame cerebral por la cabeza inclinada y tambaleante, pero según PetPlace.com, los exámenes diagnósticos generalmente indican que no es así. Otras condiciones que pueden causar que un gato muestre síntomas similares incluyen el traumatismo de cabeza, infecciones en el oído interno, pólipos (tumores) en la oreja o cáncer, deficiencia de tiamina y toxicidad por administración de metronidazola (un antibiótico gastrointestinal).

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles