Salud

Síntomas de artritis en el cuello y los hombros

Escrito por lori newell | Traducido por pei pei
Síntomas de artritis en el cuello y los hombros

No es natural vivir con dolor.

The girl image by terex from Fotolia.com

Si estás viviendo con dolor o rigidez crónicos en el cuello y los hombros, piensa en que pudiera tratarse de artritis. No obstante, existen muchas otras enfermedades y lesiones que pueden causar síntomas similares en estas áreas de tu cuerpo. Hay muchas formas de determinar si esos síntomas se deben a esta condición o a otra causa. Si efectivamente tuvieras artritis localizada en el cuello y los hombros, debes recordar que también tienes elementos a tu disposición para controlar los síntomas.

Otras personas están leyendo

Identificación

La artritis es un término general que se utiliza para describir más de cien condiciones específicas. La única manera de saber si tus síntomas son debido a la artritis, es realizándote todos los estudios requeridos. Éstos incluyen radiografías, resonancias magnéticas y exámenes de sangre. Tu médico también te realizará un examen físico completo y recopilará el historial de los síntomas que estás experimentando. Las dos formas más comunes de artritis son la osteoartritis, que es un desgaste del cartílago en las articulaciones, y la artritis reumatoide; una enfermedad inflamatoria. Las variaciones de este padecimiento afectan de maneras muy distintas. Sin embargo, si eres diagnosticado con artritis en el cuello y los hombros, hay algunos síntomas muy particulares que pueden surgir.

Dolor

El dolor crónico es uno de los síntomas más comunes, y se identifica a menudo como "sordo" y constante. Para algunos pacientes el dolor puede ser más bien agudo y quemante y puede irradiarse a otras áreas del cuerpo. El dolor de cuello por artritis suele comenzar en la base del cráneo y extenderse hacia los hombros. La migraña y las jaquecas comunes tienden a desatarse con esta enfermedad. El dolor por artritis del hombro, irradia hacia el brazo y al igual que el dolor generalizado por artritis, a menudo empeora durante la actividad y disminuye con el reposo, causando incomodidad en un solo lado del cuerpo o en ambos.

Rigidez

La artritis de cuello y hombros también puede causar rigidez, que es a menudo el primer síntoma que suele aparecer. En estos casos, se puede notar problemas al tratar de girar la cabeza o al doblar el cuello de lado a lado. También puedes experimentar limitación del movimiento en los hombros o los brazos. Si realmente tienes artritis en las articulaciones de los hombros, las tareas cotidianas como vestirte, peinarte y bañarte pueden ser muy difíciles debido a la reducción en la amplitud de movimiento de la articulación. Si no es tratada, la rigidez puede empeorar con el tiempo y tu rango de movimiento continuará disminuyendo.

Debilidad muscular

La artritis en cuello y hombros puede acarrear debilidad muscular o sensaciones de entumecimiento u hormigueo en los brazos, las manos o los dedos. Debido a los cambios artríticos en las articulaciones, puede haber presión en los nervios que corren por las vértebras del cuello. Cuando los nervios se comprimen, los impulsos no son capaces de llegar a los músculos de los brazos y las manos. Esto significa que tus músculos no podrán contraerse adecuadamente, por lo que quizá tengas problemas para sujetar objetos. Si hay compresión sobre un nervio, tus reflejos también serán más lentos. En los casos más graves, la debilidad o sensación de entumecimiento llega a propagarse a las piernas y los pies, por lo que es difícil mantener el equilibrio y caminar. También se han reportado problemas urinarios. La presión sobre los nervios puede conducir a la necesidad frecuente de orinar o a incontinencia.

Soluciones

El primer paso para el manejo de los síntomas de artritis en cuello y hombro, es hacer que la condición sea diagnosticada correctamente. Dependiendo de la severidad del daño a las articulaciones, un programa sistemático de aplicación de calor-frío, mucho reposo y terapia física; pueden aliviar tus síntomas. Un entrenamiento ligero de fuerza y ejercicios de estiramiento te ayudarán a recuperar la movilidad y a aliviar la rigidez. Ciertos medicamentos de venta libre pueden ser necesarios para disminuir el dolor, ayudándote a realizar actividades cotidianas y permitiendo que duermas lo suficiente. En los casos donde hay compresión de un nervio, quizá tengas que recurrir a una cirugía que controle la condición.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media