Síntomas de dominancia estrogénica

Escrito por sandra ketcham | Traducido por mariana palma
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Síntomas de dominancia estrogénica
La dieta, el estrés y la edad pueden también aumentar o disminuir la cantidad de progesterona y estrógeno producida por el cuerpo. (beauty adult woman image by Frenk_Danielle Kaufmann from Fotolia.com)

El estrógeno, junto con la progesterona, son las principales hormonas sexuales femeninas, y son esenciales para el ciclo menstrual, la ovulación y el embarazo. La progesterona regula los niveles de estrógeno en el cuerpo. Varias cosas pueden afectar los niveles de progesterona y estrógeno, incluyendo la hormona luteinizante y la hormona folículo estimulante, que son producidas por la glándula pituitaria y el hipotálamo. La dieta, el estrés y la edad pueden también aumentar o disminuir la cantidad de progesterona y estrógeno producida por el cuerpo. Aun más, el contacto externo con cualquiera de estas hormonas puede alterar el balance natural del cuerpo. Si hay muy poca progesterona (o mucho estrógeno) en el cuerpo, puede ocurrir una condición conocida como dominancia estrogénica.

Otras personas están leyendo

Importancia

La dominancia estrogénica y el rol del exceso de estrógeno en el desarrollo de muchos desórdenes médicos serios están siendo estudiados actualmente. A medida que más estudios prueben la relación entre los niveles altos de estrógeno y varios tipos de cánceres, más énfasis se pondrá en la evaluación temprana y en las terapias de reemplazo hormonal para mujeres post menopáusicas. Las preocupaciones sobre las fuentes alimenticias y ambientales de estrógeno son constantes, y algunos expertos relacionan la exposición ambiental y una dominancia estrogénica temprana a la pubertad precoz.

Características

Cuando los niveles de estrógeno en el cuerpo son muy altos, los síntomas de dominancia estrogénica pueden ocurrir. Generalmente, estos síntomas comienzan a aparecer durante los 30 años, cuando la ovulación se vuelve errática y el cuerpo deja de producir niveles constantes de progesterona. Cuando los niveles de estrógeno se vuelven muy altos en relación a los de progesterona, los síntomas tempranos de dominancia estrogénica, como la sensibilidad en los pechos, la ansiedad, los dolores de cabeza, la ganancia de peso, la retención de líquido y los períodos irregulares, pueden aparecer. Muchos otros síntomas han sido relacionados a niveles anormalmente altos de estrógeno, incluyendo disminución del deseo sexual, cambios en el humor, fatiga, insomnio, pérdida de cabello y pérdida de memoria. Varios problemas serios han sido también relacionados con la dominancia estrogénica, como el cáncer de pecho, de útero y de ovario, infertilidad, endometriosis, osteoporosis, enfermedades de la vesícula y la glándula tiroides, inestabilidad de los niveles de azúcar en sangre, deficiencias minerales, síndrome de ovarios poliquísticos y apoplejías.

Identificación

Identificar la dominancia estrogénica no es fácil. Reconocer los síntomas y confirmar un desequilibrio entre el estrógeno y la progesterona a través de análisis sanguíneos es el único método confiable de identificación. Sin embargo, es importante recordar que niveles levemente elevados de estrógeno pueden ser normales para algunas mujeres durante ciertos momentos de sus vidas. Los resultados de laboratorio deben combinarse con los síntomas de la paciente, su historia clínica y sus antecedentes familiares antes de hacer un diagnóstico.

Efectos

Si los niveles de estrógeno permanecen sin oposición, las mujeres tienen riesgo de desarrollar endometriosis, fibromas, cáncer, derrames cerebrales, enfermedades coronarias, infertilidad, osteoporosis y muchas otros problemas de salud. Las mujeres menopáusicas que son tratadas con suplementos sintéticos de estrógeno pueden notar un aumento de los síntomas en vez de una mejora. Los efectos a largo plazo de la dominancia estrogénica en niños están siendo todavía estudiados, pero resultados preliminares demuestran un aumento de la pubertad precoz, de síndrome de ovarios poliquísticos, de obesidad y de períodos irregulares.

Prevención y solución

Para las mujeres jóvenes y para quienes no han desarrollado ningún síntoma de dominancia estrogénica, mantener un equilibrio saludable de progesterona y estrógeno puede ser tan simple como tener una dieta sana, hacer mucho ejercicio y evitar fuentes innecesarias de estrógeno ambiental, como la carne de animales que reciben hormonas. Las mujeres mayores, incluyendo las que reciben terapia de reemplazo de hormonas para tratar los síntomas de la menopausia, deben hablar con sus médicos sobre los análisis hormonales y la suplementación con progesterona. Las cremas y lociones que contienen progesterona natural están ampliamente disponibles, pero sólo deben usarse bajo la supervisión de un profesional de la salud.

No dejes de ver

Recursos

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles