Síntomas de las enfermedades del moho

Escrito por jessica rigler | Traducido por natalia orduz
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Síntomas de las enfermedades del moho
Las esporas del moho están en todas partes en nuestro ambiente, y por ello el moho puede crecer fácilmente bajo las condiciones adecuadas. (Photo by Wonderdawg777 http://www.everystockphoto.com/photo.php?imageId=654206)

El moho puede causar enfermedades de diversa gravedad en los humanos, y también puede producir importantes daños a sus bienes. Como las esporas del moho están en todas partes en nuestro ambiente, el moho puede crecer fácilmente bajo las condiciones adecuadas. La presencia de humedad y materiales orgánicos como las placas de yeso, los tapetes o el papel, son suficientes para que crezca el moho. Para prevenir enfermedades, es importante revisar la presencia de moho en tu hogar y erradicar el que encuentres.

Otras personas están leyendo

Lo básico sobre el moho

El moho es un organismo que puede crecer en cualquier material orgánico. El material orgánico es aquel que se ha producido a partir de una planta o de un animal. Puedes imaginar el moho que crece en un trozo de pan, fruta o queso, pero el moho también puede crecer en superficies orgánicas de tu casa como las paredes, los pisos o los techos. El moho ayuda a descomponer el material orgánico, redistribuyendo los nutrientes de ese material en el ambiente.

El moho se reproduce por medio de esporas, que puedes imaginar como semillas. Las esporas del moho se diseminan fácilmente por el ambiente a través del aire, el agua, los animales o los insectos.

Síntomas de las enfermedades del moho

Tu sistema inmunológico reacciona en presencia de algo a lo que seas alérgico, un alérgeno. Tu cuerpo reconoce el alérgeno y empieza a responder, produciendo los anticuerpos para luchar contra las partículas extrañas. Esta respuesta del sistema inmunológico puede causar los síntomas que normalmente asociamos a las alergias.

Muchas personas son alérgicas al moho así como pueden ser alérgicas a los gatos, el pasto o el polvo. Si estás en contacto con el moho y eres alérgico, la nariz se te puede tapar o volverse mocosa, puedes experimentar enrojecimiento o ardor en los ojos, tos, ronquera, salpullido, dolor de cabeza, picor en la garganta, dificultad para respirar, todo ello porque tu sistema inmunológico responde a la presencia del moho.

La reacción de cada persona al moho será diferente, dependiendo de su sensibilidad a las esporas. Los individuos con asma o alergias moderadas a severas por lo general son más sensibles al moho y experimentan síntomas más severos.

Otra manera como el moho puede enfermarte es con las toxinas. Algunos mohos crean sustancias químicas tóxicas que pueden enfermarte. Si tienes una reacción a las toxinas del moho, experimentarás salpullido, dolor de cabeza o dificultad para respirar.

El moho también puede causar infecciones, las cuales son más comunes en personas con sistemas inmunológicos deprimidos, como quienes tienen SIDA o han recibido un trasplante de órgano.

Cómo detectar el moho

En el mejor de los casos, podrás detectar el moho antes de que alguien experimente algún síntoma. Si en tu casa hay goteras, problemas con el drenaje o humedad, tendrás el ambiente propicio para que crezca el moho. Los signos visibles de los problemas de humedad incluyen daños en los pisos o techos, paredes o techos abombados, y condensación en los vidrios de las ventanas.

El moho se oculta en la baldosa de las paredes o los techos que están en contacto con la humedad, haciendo más difícil detectarlo. Ocasionalmente verás signos visibles del crecimiento del moho, como la decoloración en las puertas, paredes, techos o pisos. También puedes detectarlo por su olor característico.

Cómo erradicar el moho

Si el moho ocupa un área inferior a 10 pies cuadrados (0,9 metros cuadrados), puedes limpiar el área. Si no, lo mejor es contratar a un profesional para resolver el problema. Si estás planeando limpiar el moho, es importante que uses guantes para proteger tus manos de las esporas y de los limpiadores, así como una máscara, para evitar aspirar las esporas y enfermarte.

Aunque hayas limpiado el área infestada de moho, éste continuará creciendo a menos que resuelvas el problema de humedad. Esto debe hacerse máximo en los dos días siguientes a haber limpiado el moho.

Consideraciones especiales

El crecimiento del moho en tu casa con frecuencia puede ser peor de lo que parecía inicialmente. La exposición prolongada al moho sin el equipo protector adecuado como máscaras o guantes puede agravar una enfermedad del moho existente. Es bueno contratar a un profesional especialista en la erradicación de moho, con el fin de limitar tu exposición al mismo.

Para mayor información e instrucciones detalladas sobre la erradicación del moho, revisa el cuadernillo de la Agencia de Protección Ambiental titulado “Una guía breve sobre el moho, la humedad y tu casa”, que puedes encontrar en http://www.epa.gov/iaq/molds/images/moldguide.pdf.>

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles