Síntomas de fracturas por estrés y periostitis de la tibia

Escrito por lori newell | Traducido por mar bradshaw
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Síntomas de fracturas por estrés y periostitis de la tibia
El dolor durante la actividad es a menudo el primer signo de alarma de una fractura por estrés o de periostitis de la tibia. (running image by Byron Moore from Fotolia.com)

Las fracturas por estrés y la periostitis de la tibia son comunes, pero diferentes lesiones que a menudo se deben al uso excesivo o al entrenamiento inapropiado. Ambas condiciones pueden mejorar solamente con reposo y evitando las actividades que exacerban los síntomas, hasta que las lesiones se curen. También, ambas pueden volverse crónicas o graves si no se tratan correctamente. Si se presentan síntomas de fractura por estrés o de periostitis de la tibia, es importante abandonar de inmediato cualquier actividad que se esté realizando y buscar atención médica.

Otras personas están leyendo

Dolor

La periostitis de la tibia se da cuando el hueso, los músculos y los tejidos en la parte frontal de la pierna se sobrecargan y/o se fatigan. La periostitis de la tibia puede causar sensibilidad generalizada o dolor en el lado interno de la pierna. Inicialmente las molestias pueden ser leves y ocurrir sólo durante la actividad. Si se deja sin tratamiento, el dolor puede volverse severo y presentarse incluso durante el reposo, advierte MayoClinic.com.

Las fracturas por estrés son pequeñas fisuras del grosor de un cabello en el hueso, y tienden a causar un dolor que es bien localizado sobre el sitio de la lesión. Los síntomas de las fracturas por estrés también pueden empeorar durante la actividad y ceder con el reposo, a menos que no se puedan curar.

Inflamación

Practicar demasiado la misma actividad, como patear, correr y saltar, pueden fatigar al músculo y causar una respuesta inflamatoria en los músculos, los tendones y el tejido que cubre al hueso (periostio), explica la American Academy of Orthopaedic Surgeons. Esto puede provocar una hinchazón visible en la zona de la tibia. Tener pie plano, cambiar repentinamente una rutina o una superficie de entrenamiento, y usar calzado inapropiado, son todos factores que pueden contribuir al desarrollo de esta condición.

Si la periostitis de la tibia no responde al reposo, la elevación del miembro y otros tratamientos no invasivos, un médico puede sospechar la presencia de una fractura por estrés, la cual también puede provocar inflamación en la pierna.

Tensión

La periostitis de la tibia y las fracturas por estrés pueden crear sensaciones de tensión o restricción del rango de movimiento, sostiene el National Council on Strength and Fitness. Cuando los músculos de la pierna no son capaces de responder a las demandas que se les imponen, puede producirse una periostitis del hueso de la pierna. Si un individuo continúa entrenando, la fuerza del entrenamiento será depositada sobre el hueso, lo cual con el tiempo provocará fracturas por estrés. Al igual que el dolor y la inflamación, la rigidez, al principio puede ser leve y aparecer con la actividad. Pero sin el tratamiento adecuado, la rigidez y el dolor pueden progresar al punto de provocar dificultad para soportar peso sobre la pierna afectada.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles