Síntomas de hernia inguinal en mujeres

Escrito por melody hughes | Traducido por mila guevarian
Síntomas de hernia inguinal en mujeres

En algunas ocasiones, será necesaria la cirugía para resolver el problema.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

La hernia inguinal se produce cuando una porción del intestino sobresale a través de un desgarro o de un área debilitada de la pared de la zona baja del abdomen. Puede causar mucho dolor y dar lugar a serias complicaciones. Normalmente, cuando duele o aumenta de tamaño, requiere una reparación quirúrgica. Según la Clínica mayo, los hombres son diez veces más propensos a padecer este tipo de hernias que las mujeres.

Otras personas están leyendo

Síntomas de hernia inguinal

En muchas mujeres, la hernia inguinal no provoca ningún síntoma y es descubierta durante un chequeo de rutina. A veces, puede ser palpada y vista en la parte inferior del abdomen, a ambos lados del hueso púbico. La protuberancia es más apreciable cuando la mujer está de pie o cuando tose. La hernia inguinal puede provocar molestias o dolores en la zona de la ingle, que empeoran al toser, inclinarse o elevarse. Es posible que también produzca una sensación de pesadez en la zona de la ingle.

Síntomas de hernia inguinal incarcerada

En algunos casos, la hernia inguinal puede incarcerarse, lo que significa que los intestinos se han pegado a la pared abdominal. Se trata de un problema grave que requiere atención médica inmediata. Entre los síntomas de una hernia inguinal incarcerada se incluyen la fiebre, las náuseas y los vómitos. Además, la piel de la zona donde está la protuberancia puede oscurecerse o adoptar un color rojo o morado.

Causas de las hernias inguinales

En las mujeres, el ligamento que ayuda a mantener el útero en su lugar es soportado por el canal inguinal. Las hernias inguinales suelen producirse en la zona donde los tejidos conectivos del útero se adhieren a otros tejidos que están alrededor del hueso púbico. Es posible que se desarrolle con el tiempo si existe ya un punto débil al nacer. Las hernias inguinales también pueden aparecer por una tensión excesiva en la parte baja del abdomen, que puede haber sido causada por diversos motivos: embarazo, obesidad, episodios de tos crónica, estreñimiento continuado o un esfuerzo físico extremo.

Complicaciones de la hernia inguinal

Las hernias inguinales no suelen entrañar peligro alguno; no obstante, si crecen demasiado pueden provocar dolor e inflamación. Es posible que aparezcan complicaciones graves, como una incarceración de los intestinos, que puede conducir a la obstrucción intestinal, o una estrangulación, que podría necrosar los tejidos intestinales y llegar a ser fatal, por lo que se tendría que recurrir a una cirugía de emergencia.

Diagnóstico y tratamiento

La hernia inguinal puede ser diagnosticada por el médico de familia; no obstante, será necesaria una remisión al gastroenterólogo para que confirme el diagnóstico y administre el tratamiento. Si es pequeña y no causa dolor, no se intervendrá hasta que comience a ser molesta. Las hernias son tratadas mediante procedimientos quirúrgicos en los que se empuja el intestino para que vuelva a su lugar y luego se asegura la pared abdominal, ya sea cosiéndola o parcheándola. Esta cirugía se suele realizar mediantes laparoscopia para reducir tanto el dolor del postoperatorio como el tiempo de recuperación.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media