Síntomas de una infección por la bacteria Pseudomonas aeruginosa

Escrito por a. michelle caldwell | Traducido por valeria d'ambrosio
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Síntomas de una infección por la bacteria Pseudomonas aeruginosa
Muchas infecciones por Pseudomonas aeruginosa se contraen en hospitales. (Thomas Northcut/Digital Vision/Getty Images)

La Pseudomonas aeruginosa puede infectar prácticamente a cualquier tejido del cuerpo que esté comprometido (por ejemplo, tejidos dañados o débiles a causa de una lesión o enfermedad). Puede infectar el tracto urinario, el sistema respiratorio, la piel, los tejidos blancos, las válvulas cardíacas, los oídos, los huesos, las articulaciones y el tracto gastrointestinal. Muchas infecciones por Pseudomonas aeruginosa se contraen en hospitales.

Otras personas están leyendo

Tracto respiratorio

Entre los síntomas de una infección respiratoria se incluyen: la tos productiva crónica, la pérdida del apetito, el descenso de peso, las sibilancias, la respiración rápida, la fiebre, los escalofríos, la dificultad para respirar, la piel de color azulado y la confusión.

Válvulas cardíacas

Entre los síntomas de una infección en las válvulas cardíacas se incluyen: la fiebre, el soplo, la fatiga, el líquido en los pulmones, la retención de líquidos, los mareos, la debilidad y el ritmo cardíaco acelerado e irregular.

Sistema nervioso central

La fiebre alta, la rigidez en el cuello y la espalda, las cefaleas intensas y la confusión son síntomas de una infección en el sistema nervioso central.

Oídos, ojos y piel

Entre los síntomas de una infección en el oído se encuentran el dolor, la picazón, la supuración, la inflamación, la fiebre, la sensibilidad extrema y la parálisis de los nervios del rostro. Los síntomas de una infección ocular incluyen el dolor, el enrojecimiento, la inflamación y los problemas en la vista. Las uñas verdes, el olor frutado, la pus verde azulado, la picazón y las lesiones son síntomas de una infección en la piel.

Huesos y articulaciones

Entre los síntomas de una infección en huesos y articulaciones se encuentran el dolor en el cuello, el dolor de espalda, la inflamación y el malestar en la articulación afectada y la fiebre.

Gastrointestinal

La irritabilidad, los vómitos, la diarrea, la deshidratación, las cefaleas, la fiebre y la distensión y el dolor abdominal son síntomas de una infección en el tracto gastrointestinal.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles