Síntomas de una protuberancia en los discos L4 y L5

Escrito por aubrey bailey | Traducido por karen angelica malagon espinosa
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Síntomas de una protuberancia en los discos L4 y L5
Los discos espinales brindan protección entre las vértebras. (Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images)

La columna humana está compuesta de huesos individuales, llamados vértebras, superpuestos unos sobre otros. Entre cada dos vértebras hay un disco invertebral que absorbe los impactos, brinda protección y contribuye en el movimiento de la columna. En cada lado de las vértebras se encuentran los nervios espinales que suministran la sensación y la potencia motora en distintas partes del cuerpo. La protuberancia en los discos ponen presión en estos nervios, causando problemas en los brazos o en las piernas.

Otras personas están leyendo

Síntomas sensoriales

Los nervios espinales brindan sensación en distintas partes del cuerpo. Los nervios espinales L4 izquierdos y derechos que salen de entre las vértebras L4 y L5 brindan la sensación en la piel externa de la parte superior externa del muslo que rodea la parte frontal de la rodilla hacia el interior de la parte inferior de la pierna y a lo largo de la parte interna del pie hacia el dedo pulgar. Una protuberancia en los discos L4 y L5 causa dolor, hormigueo y, con el tiempo, adormecimiento en estas áreas de la pierna a un costado del cuerpo en donde el disco se abulta hacia adelante.

Síntomas motores

Los nervios espinales dan musculatura a los brazos y a las piernas. El nervio espinal L4 da potencia a los músculos que atraen al dedo pulgar y al pie hacia una extensión o hacia el suelo. Con una protuberancia de disco, estos músculos se debilitan, lo que puede causar que una persona se desplace por encima del pie mientras camina. La presión prolongada en el nervio L4 con una protuberancia de disco puede llevar a un "pie caído", una condición que causa que el pie se dirija hacia el suelo en el momento en el que se levanta desde el suelo. Esta es una condición grave que debe corregirse para evitar caídas.

Tratamiento conservador

A menudo, el tratamiento conservador invierte los síntomas de una protuberancia del disco L4. Los ejercicios que prescribe un terapista físico o un quiropráctico para mejorar la postura y aumentar la flexibilidad de los músculos que pueden causar que el disco sobresalga. Además, se puede desarrollar la manipulación espinal. El calor húmedo se puede aplicar en la espalda para disminuir el dolor y la rigidez. Conforme se libera la presión desde el nervio, la sensación y la fuerza regresan. Una AFO (ortósis de tobillo y pie, por sus siglas en inglés), se puede usar para evitar el pie caído y mejorar la seguridad al caminar.

Intervención quirúrgica

En casos graves, se puede requerir una intervención quirúrgica para reducir la presión de una protuberancia de disco. Algunos tipos distintos de cirugía se realizan para corregir la hernia de disco y se elige el procedimiento con base en la severidad del daño y otros factores específicos de acuerdo con la salud completa de la persona. Se puede realizar una microcirugía para eliminar las áreas pequeñas que están dañadas. Los procedimientos invasivos como la fusión espinal se realizan cuando el disco se adelanta para que se repare y debe eliminarse.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles