Sistema digestivo de la vaca

Escrito por sasha rousseau | Traducido por luciano ariel castro
Sistema digestivo de la vaca

Para evitar el exceso de eructos y meteorismo, las hierbas deben representar al menos el 50 por ciento de la dieta diaria de una vaca.

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

La vaca es un rumiante, es decir que pertenece a un grupo de animales que tienen pezuña, estómagos de cuatro compartimientos y rumian. Los rumiantes son herbívoros, y con el fin de mantener una buena digestión -con un mínimo de hinchazón- deben comer una dieta rica en fibras. En comparación al de otros animales, el sistema digestivo de la vaca es complejo, debido a que su dieta natural debe contener un gran volumen de alimentos difíciles de digerir con bajo valor nutricional.

Otras personas están leyendo

Boca y dientes

Una vaca tiene 32 dientes configurados para que pueda comer y masticar mucho alimento alto en fibras cada día. Los tipos de dientes que cortan alimentos solo están presentes en la parte inferior de la boca de la vaca, la cual solo tiene un total de seis incisivos y cuatro caninos. La vaca no tiene incisivos en la parte superior de su boca, pero en su lugar tiene una almohadilla dental. Por el contrario, la vaca tiene 24 molares, que son el tipo de dientes utilizados para moler el alimento. Para comer, la vaca utiliza su lengua móvil y fuerte para tirar la hierba hacia su boca. Agarra la hierba en su almohadilla dental entre los incisivos y la pellizca fuera de la parte inferior del tallo. Las vacas mastican mediante el desplazamiento de la hierba de un lado de su boca al otro, apretándola no sólo con sus dientes, sino también con los lados cercanos de su paladar y mejillas. Los 20-35 galones (94-113 l) de saliva que una vaca segrega cada día facilitan la ruptura de la hierba. La saliva tiene carbonato de sodio en ella, lo que ayuda a que el estómago mantenga un pH que permite el desarrollo de microbios. La comida pasa de la boca hacia abajo, al esófago de 18 a 36 pulgadas (45 a 90 centímetros), y luego hacia el estómago.

Estómago

El rumen, el primer compartimiento y el más grande del estómago de la vaca, contiene miles de millones de microorganismos que digieren la fibra de la hierba y liberan ácidos grasos como un subproducto de la digestión. Los ácidos grasos se humedecen través de la pared del rumen directamente, y la vaca los usa como energía -los ácidos grasos suministrados a través del rumen de la vaca dan el 60 a 80 por ciento de la energía total que el animal utiliza para sus funciones. El retículo, el segundo compartimiento del estómago de la vaca, tiene una pared en forma de panal. Junto con el alimento no digerido, los objetos extraños accidentalmente comidos por la vaca, tales como piedras o alambres, fluyen desde el rumen al retículo. Los objetos extraños quedan atrapados en el retículo, pero el alimento fluye al tercer compartimento del estómago de la vaca, el omaso. El omaso se compone de pilas de pliegues, como las páginas de un libro. A medida que el bolo alimenticio se tamiza a través del omaso, este obliga a las partículas más grandes de alimentos a volver hasta el retículo y las pequeñas partículas de alimento y líquido pasan al abomaso. El cuarto compartimiento del estómago de la vaca, el abomaso, digiere la alimentación adicional, usando las enzimas y los ácidos que se producen de la misma manera que lo hace el estómago humano.

Intestino delgado

El estómago pasa fibra, microbios y una parte del azúcar y proteína producidas por los microbios, así como otra materia digerida de los alimentos, tales como proteínas, carbohidratos y grasas, al intestino delgado. Al mismo tiempo, el páncreas inunda al intestino delgado con enzimas y la bilis fluye desde la vesícula biliar. El intestino delgado también produce una pequeña cantidad de enzimas. Las enzimas descomponen las proteínas, almidones y azúcares, y la bilis descompone las grasas. Una vez que los componentes de los alimentos se descomponen en nutrientes, el intestino delgado absorbe los nutrientes, así como las vitaminas y los minerales que han pasado al tracto intestinal.

Intestino grueso

Cualquier cosa que el intestino delgado es incapaz de digerir fluye al intestino grueso. El intestino grueso toma el exceso de agua, productos de desecho de los microorganismos y cualquier alimento restante, y forma la materia fecal. La vaca expulsa la materia fecal como abono. Cuanto más fibra rumia la vaca, más firme y más oscuro es el estiércol.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media