Hobbies

Cómo soldar metal delgado

Escrito por tricia lobo | Traducido por eduardo moguel
Cómo soldar metal delgado

Siempre protégete al soldar.

Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

Soldar metal delgado es cuestión de mantener la fortaleza y la apariencia de la soldadura óptima y al mismo tiempo evitar doblar, quemar o excederse en el calor sobre la zona. Puedes elegir diferentes procesos de soldado, entre los que se incluyen la soldadura de metal con arco de gas (GMAW, por sus siglas en inglés), GMAW pulsada, la soldadura con arco de gas tungsteno (GTAW, por sus siglas en inglés) y GTAW pulsada. Aunque estas alternativas difieren una de la otra en términos de equipo y técnica, ciertos consejos para soldar metal delgado son ubicuos para cualquier proceso de esta naturaleza.

Nivel de dificultad:
Difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un cepillo de acero inoxidable
  • Desengrasante
  • Herramienta para soldar
  • Metal de relleno
  • Una barra de respaldo de aluminio o cobre

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Limpia cualquier residuo superficial del metal con un cepillo de acero inoxidable. Usa un desengrasante para eliminar aceites y grasas sobre la superficie.

  2. 2

    Genera un arco tocando el electrodo contra el metal delgado. Jala el electrodo hasta alcanzar la longitud de arco recomendada por el fabricante y permite que se forme un charco de soldadura.

  3. 3

    Dirige el arco al medio del charco de soldadura, donde éste cubrirá el metal base contra la penetración principal del arco.

  4. 4

    Mueve el arco en línea recta, con la mayor velocidad que te permita mantener una buena línea de soldadura. Evita ondear o agitar el soplete, pues puedes provocar que el metal se ondule.

  5. 5

    Utiliza una técnica de saltos para disminuir la cantidad de soldadura al crear pequeños espacios soldados en intervalos regulares a lo largo del metal. Después de atravesar todo el metal una vez, crea una segunda línea de puntos de soldadura a distancias regulares de los intervalos de la primera serie. Continúa trabajando así hasta que consigas la fortaleza deseada. Si en cualquier punto el metal empieza a ondularse o doblarse hacia un lado, incrementa la distancia entre los puntos, suelda en lados alternos de la unión, o suelda al principio, medio y final de la pieza y luego repite.

  6. 6

    Disipa el calor del área colocando el metal en contacto con una barra de respaldo fabricada con metales como cobre o aluminio. Éstas son las mejores para disipar el calor.

  7. 7

    Asegúrate que las piezas de metal que trabajes estén muy juntas. Si las partes se alejan incluso 1/16 de pulgada (1,5 mm), se formará una abertura que no podrá absorber el calor y podría resultar en quemaduras que atraviesen el metal.

  8. 8

    Evita soldar de más. Por ejemplo, una lámina de 1/16 de pulgada (1,5 mm) de longitud soldada a una lámina de 1/8 de pulgada (3 mm) necesitará una soldadura de solamente 1/16 de pulgada (1,5 mm). Sigue las instrucciones del fabricante para instrucciones específicas. Soldaduras demasiado anchas reducirán el material de relleno y el gas protector. También pueden afectar el templado del metal soldado, incrementar el tiempo de soldadura y reducir la velocidad.

No dejes de leer...

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media