¿Qué son los productos de la degradación de la fibrina?

Escrito por sean flynn | Traducido por paula santa cruz
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Qué son los productos de la degradación de la fibrina?
Cuando se produce la ruptura de un vaso sanguíneo, se activa el mecanismo de la coagulación. (Comstock Images/Comstock/Getty Images)

Cuando te cortas la mano, es posible que te preguntes cómo se detendrá el sangrado. La responsable de la formación de la costra que aparece es una sustancia llamada fibrina. Desafortunadamente, la fibrina tiene un rol clave en la formación de coágulos. Es una proteína sintetizada en el hígado que participa de la coagulación sanguínea. Cuando los coágulos se degradan, también la fibrina se descompone en productos de degradación que a menudo son usados para hacer evaluaciones médicas en ciertas enfermedades.

Otras personas están leyendo

El proceso de coagulación

El fibrinógeno, que es producido por el hígado, es activado por la enzima trombina en respuesta a la ruptura de un vaso sanguíneo o un daño en la sangre en sí misma. Una vez activado, el fibrinógeno se transforma en fibrina. La fibrina luego se une a otras proteínas para formar una malla de fibras. Esta malla es la base del coágulo. Cuando el cuerpo comienza a degradar el coágulo, la fibrina también se descompone en productos de degradación. El más común de estos productos es el llamado dímero D.

El dímero D

El dímero D es el principal producto de la degradación de la fibrina. Se denomina dímero D ya que contiene dos dominios D de fibrina. Como esta sustancia se genera a partir de la degradación de la malla de fibrina, a menudo se encuentra en cantidades elevadas luego de que la la sangre ha coagulado o se ha formado un coágulo. Con un análisis de sangre se confirma el nivel de esta sustancia. Un nivel elevado de dímero D puede sugerir una reciente actividad de coagulación en el cuerpo.

Niveles de dímero D en la sangre

El dímero D a menudo se analiza cuando existe la sospecha clínica de un coágulo en el cuerpo. Un nivel de 500 ng/ml o menos sugiere que es sumamente improbable que se haya formado un coágulo. Compilado en 1999, un meta-análisis de Suiza observó los beneficios del análisis de dímero D en sangre. Este estudio exhibió que si el dímero D es menor a 500 ng/ml, hay un 97 por ciento de posibilidades de no presentar un coágulo sanguíneo. Por consiguiente, los clínicos usan el dímero D para descartar coágulos sanguíneos, pero no para diagnosticarlos, ya que existen muchas patologías que pueden elevar el valor de esta sustancia.

Patologías que elevan el dímero D

Muchas patologías elevan el nivel de dímero D en la sangre; éstas son: coágulos sanguíneos, ataque cardíaco, ataque cerebral, fibrilación auricular, trombosis venosa profunda (coágulos en las piernas), embolia pulmonar (coágulo en el pulmón), coagulación intravascular diseminada, preeclampsia y eclampsia, enfermedad cardiovascular, insuficiencia cardíaca congestiva, infecciones graves/sepsis/inflamación postquirúrgica/trauma, anemia drepanocítica, enfermedad hepática severa (depuración disminuida), tumores malignos, enfermedad renal y embarazo normal. El médico debe ordenar un análisis de sangre para productos de degradación de la fibrina si existe la sospecha de un coágulo sanguíneo. Si el nivel de dímero D se encuentra elevado, no significa que existe un coágulo. Si el nivel de dímero D es bajo, sin embargo, es sumamente improbable que exista un coágulo. Consulta a tu médico sobre la interpretación del análisis de sangre.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles