DESCUBRIR
×

Qué son los quistes grasos caninos

Los quistes de grasa caninos son bultos de grasa debajo de la piel. La mayor parte del tiempo son inofensivos o benignos. Es muy raro, pero no imposible, que un quiste de grasa sea maligno. La mejor cosa que puedes hacer por tu perro es controlar su piel. Si notas cualquier protuberancia o bultos nuevos, haz una cita con tu veterinario para que los revise. Entender los quistes de grasa caninos o lipomas, hace que la supervisión de tu mascota sea un poco más fácil.

Dean Golja/Digital Vision/Getty Images

Los perros en mayor riesgo

Los quistes de grasa tienden a encontrarse sobretodo en perros de mediana edad o más viejos. Esto podría ser debido a que no son tan activos como los perros más jóvenes. Las hembras están en mayor riesgo que los machos y los perros con sobrepeso u obesidad tienen más probabilidades de obtener lipomas que los delgados. El doberman pinscher, el schnauzer miniatura, el labrador perdiguero y las razas mezcladas parecen encabezar la lista de los perros con quistes de grasa. No se considera que los lipomas sean un defecto genético.

Doberman image by Stana from Fotolia.com

Ubicación

Los lipomas pueden ser encontrados en cualquier lugar en el cuerpo de un perro, pero se encuentran principalmente en el pecho, el estómago o la zona inferior del abdomen y la parte superior de las piernas. Por lo general están por debajo de la piel, pero ocasionalmente uno puede terminar enmallado con músculo o tejido conectivo. La mayoría de los tumores crecen muy lentamente y no se diseminan por todo el cuerpo. Revisa estos sitios comunes en tu perro cada pocas semanas. Si notas un crecimiento nuevo, deja que tu veterinario le eche un vistazo para asegurarte de que es sólo un tumor graso y no una masa maligna.

veterinarian with dog image by Jaimie Duplass from Fotolia.com

Características

Los quistes grasos son generalmente protuberancias redondas que se mueven libremente debajo de la piel. Los bordes del tumor son generalmente lisos. Tu perro no perderá el pelo alrededor del tumor graso ni sentirá dolor cuando es tocado. La piel no estará irritada o roja. El tamaño de estos quistes no es consistente. Pueden ser muy pequeños o llegar a ser del tamaño de una bola de boliche.

Collie Dog on Dog Bed image by Janet Wall from Fotolia.com

Tratamiento

Los quistes grasos caninos generalmente no son potencialmente mortales o dolorosos, por lo que los veterinarios suelen preferir dejarlos así. Debido a los riesgos y posibles complicaciones leves que están asociados con las cirugías no vale la pena arriesgar la salud de tu mascota. Si tu perro va a ser anestesiado por algo más, pueden seguir adelante y eliminar el tumor en ese momento. Por lo general, el quiste es supervisado por el dueño de la mascota una vez al mes. Si hay un cambio repentino en su apariencia, empieza a sangrar o se vuelve tan grande que afecta el movimiento del perro, tu veterinario puede decidir retirarlo.

Vet preparing an injection image by Sophia Winters from Fotolia.com