Sonrisas listas para la cámara

Escrito por georgann yara | Traducido por paulo roldan
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Canalizando ese encanto de celebridad

Sonrisas listas para la cámara
(Photo by Jim DeYonker)

"Posar es como un deporte; es una cuestión de memoria muscular. Tyra es un buen ejemplo. Puede darte 10 miradas en 10 segundos porque lo ha hecho tantas veces, y sabe cómo luce su cuerpo de una forma determinada".

— Christopher Barr, fotógrafo de modas

Las fotografías han avanzado bastante desde las imágenes borrosas pegadas en el álbum de fotos de tu abuela, que sólo se mostraban en ocasiones especiales. Actualmente, cualquiera con un teléfono celular está equipado con una cámara que puede convertir hasta la reunión más casual y breve en una sesión fotográfica improvisada. Y con la facilidad que dan las redes sociales de hacer que esas fotos se vean segundos después de que las sonrisas reales se han desvanecido, lo último que cualquiera quiere es que esa papada o esa sonrisa poco favorecedora se distribuya de forma viral. Hemos posado para la cámara prácticamente desde que nacimos, aunque lograr que esos rostros se vean de lo mejor es un truco que a menudo nos evade. Pero algunos de nuestros trucos te ayudarán a resolver ese misterio.

Cabeza arriba

El miedo a la papada hace que muchas personas levanten su nariz y traten de compensar exageradamente este rasgo facial, lo cual es el error facial más común y sencillo que comete la gente, dice la fotógrafa Erin Kenly, quien vive en Phoenix. Ella sugiere extender la barbilla hacia delante y dejarla caer ligeramente hacia abajo, como una tortuga, ya que "no querrás que la foto quede acaparada por tu nariz".

Y, probablemente suene como algo obvio, pero debes revisar tus dientes para eliminar el lápiz labial o el brillo que los pudo haber manchado. Echa un vistazo en el espejo para asegurarte de que el maquillaje esté mezclado para que el tono de tu piel sea el mismo que el de tu cuello.

"Cuando el flash golpea ta cara, no querrás que tenga un color diferente al de tu pecho. No se ve bien", asegura Kenly.

Inclinar tu cara desvía la atención de las imperfecciones. Una leve inclinación de tu cabeza hacia la izquierda o la derecha impide que se haga una foto aburrida de tu cara. En las fotos con tu pareja, las cabezas que se inclinan una hacia la otra dan un toque a la imagen de "pareja adorable".

Haz como Kardashian

Ahora que te has encargado de tu cara, es momento de trabajar en tu cuerpo. Si el objetivo es verse con más curvas o más delgada, la posición es la clave.

Cualquier persona que vea las fotos de un estreno de Hollywood o un evento en vivo en la alfombra roja en la televisión ha notado la popular pose del brazo en la cadera utilizada por celebridades femeninas. Este movimiento calculado hace que la parte superior del brazo se vea tan elegante como sea posible evitando que se deje plano contra el cuerpo.

"Si quieres parecer más alta, pon tus manos sobre las caderas o un poco más abajo porque el brazo se alarga. Si quieres parecer más baja, ponla sobre la cintura o las costillas inferiores", comenta Kenly.

Utilizar una buena postura, con los hombros hacia atrás y el pecho hacia afuera también ayuda. Posar de abajo hacia arriba te ofrece un buen inicio. En lugar de la típica posición recta hacia arriba y hacia abajo, Kenly aconseja girar el cuerpo hacia un lado, con tu pie delantero apuntando hacia la cámara y desplazando tu peso hacia el pie de atrás, dando a su cuerpo una leve curva en forma de S.

"No se ve tan estático y aburrido", asegura Kenly. "Kim Kardashian domina esta pose".

La práctica hace al maestro

Con los fundamentos en mente, la práctica es la mejor manera de posar como una profesional, dice el fotógrafo de modas Christopher Barr, cuyo trabajo ha aparecido en las páginas de revistas como "Vogue", "Elle" y "GQ".

La mayoría de las personas que se encuentran frente a la lente del fotógrafo con sede en Phoenix no son ajenos a posar profesionalmente --Drew Barrymore, Scarlett Johansson y Eva Longoria, por nombrar a unas cuantas. Barr considera a las celebridades y a los modelos como atletas, pero en un escenario un poco diferente.

"Posar es como un deporte; es una cuestión de memoria muscular. Tyra es un buen ejemplo. Puede darte 10 miradas en 10 segundos porque lo ha hecho tantas veces, y sabe cómo luce su cuerpo de una forma determinada", afirma Barr.

Cuando Barr trabaja con modelos nuevos les aconseja que aprovechen todas las oportunidades para trabajar en conocer sus rostros y cuerpos mediante la práctica de las expresiones faciales y posturas corporales. Cada minuto que invierten en ponerse el maquillaje, peinarse y vestirse en la mañana es una oportunidad para saber lo que va a funcionar cuando el obturador haga clic.

"Es tiempo de la cara, es tiempo de la cámara. Se trata de familiarizarse con su cuerpo y la cara y cómo funcionan ", dice. Para empezar, recuerda que mirar a la cámara de frente y con los hombros rectos hará que cualquiera se vea más cuadrado o ancho, mientras que inclinar los hombros hacia la cámara tendrá el efecto opuesto.

Ser capaz de realizar diversas sonrisas y expresiones es útil en la creación de un aspecto diferente y por lo tanto aumenta la probabilidad de obtener una fotografía que le agrade incluso al más duro autocrítico.

"Para las personas que saben lo que están haciendo, la sonrisa es como pedirle a un caballo de carreras que corra. Hay un número infinito de velocidades. Las personas que tienen una sola marcha (con sonrisa o sin sonrisa) o lidiar con sonrisas exageradas puede ser todo un desafío. La solución es ponerse frente al espejo y añadir más matices a lo que estás haciendo", asegura Barr.

No lo pienses, sólo hazlo

Barr ha dedicado gran parte de sus 20 años en el negocio luchando contra lo que percibe como el mayor obstáculo en el camino a lograr una fotografía verdaderamente buena. Y es una barrera que tanto las súper modelos como la abuela de al lado encuentran.

La gente suele pensar que la ropa que están usando o la apariencia de su cabello es más importante que la energía que viene de adentro, la cual Barr espera que brille en la fotografía. Se trata de dejar de pensar en esos detalles.

"Como regla general, la gente pone toda clase de presiones exageradas y poco realistas sobre sí mismos. Paso la mayor parte de mi tiempo en el proceso de sacar a la gente de sus cerebros y (conseguir que) sean espontáneos con su energía real", comenta.

Barr anima a las personas a asumir riesgos y estar al filo de la navaja para conseguir una fotografía de esa expresión o pose realmente especial o memorable. Toma algo de práctica, pero Barr quiere que todos prueben un ejercicio que puede cambiar las cosas: cuando escuches el clic del obturador, haz algo nuevo. Puede ser una pequeña inclinación de la cabeza o que el volumen esté arriba o abajo en una sonrisa. Muévete con cada clic para crear una expresión un poco distinta y una foto completamente diferente cada vez.

"No te muestres asustada. Si estás dispuesta a tomar riesgos, haz un esfuerzo adicional, en cuanto más lo hagas, tendrás más posibilidades de conseguir algo memorable para usar", dice Barr.

No a todo el mundo se le paga para posar y verse bien delante de la lente. Sin embargo, mantener algunas sugerencias en mente y trabajar en tus mejores poses de súper modelo puede hacer que cualquiera se vea como un profesional de un millón de dólares cada vez que el obturador haga clic.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles