¿Puede subir y bajar la temperatura de una mujer embarazada?

Escrito por hazel mollison | Traducido por javier enrique rojahelis busto
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Puede subir y bajar la temperatura de una mujer embarazada?
Cuando estás embarazada, ten un cuidado especial cuando haga calor. (BananaStock/BananaStock/Getty Images)

Es normal que tengas una temperatura corporal ligeramente superior cuando estás embarazada, aunque esto varía entre las mujeres. Sin embargo, si notas que tu temperatura corporal es anormalmente alta o baja, podría ser un signo de una enfermedad que puede hacerte daño a ti y a tu bebé. Consulta con tu médico si estás preocupada, especialmente si tienes otros síntomas. En general, es más peligroso estar demasiado caliente y no demasiado frío. Asegúrate de tener un cuidado especial para evitar el sobrecalentamiento cuando hace calor o el ejercicio.

Otras personas están leyendo

Temperatura corporal basal y la ovulación

Un ligero aumento de la temperatura corporal puede ser uno de los primeros signos de que estás embarazada. El promedio de la temperatura corporal basal o de reposo, la temperatura es de 98,6 grados F (36,6 grados Celsius), pero esto varía durante tu ciclo menstrual. Después de la ovulación, el cuerpo libera progesterona, provocando que tu temperatura se eleve en aproximadamente 1 grado. Cuando estás embarazada, tu cuerpo continúa liberando progesterona, provocando que tu temperatura se mantenga elevada. Tu ritmo metabólico aumenta, lo que genera un calor extra. Para mantener la consistencia, es mejor que midas tu temperatura basal tan pronto como despiertes, usando un termómetro oral o rectal.

Los cambios de la temperatura durante el embarazo

Según el "Center for Physical Activity and Health" (Centro para la Actividad Física y la Salud) de la universidad de Tennessee, la temperatura tiende a bajar poco a poco durante el embarazo. Por lo general se reduce en alrededor de 0,5 grados durante el primer trimestre y 0,2 grados cada mes que sigue. El aumento del flujo sanguíneo a la piel ayuda a reducir tu temperatura a su nivel normal en el momento que das a luz.

Temperatura anormalmente alta

Si tu temperatura está por encima de 101 grados Fahrenheit (38,3 grados Celsius) o alrededor de eso durante el embarazo, esto puede ser preocupante. La causa más común de esta fiebre es una enfermedad. Los estudios han encontrado un aumento del riesgo de defectos de nacimiento si las madres experimentan temperaturas anormalmente altas al principio del embarazo. Hay alguna evidencia de que podría conducir a un mayor riesgo de defectos cardíacos, defectos de la pared abdominal, hendiduras orales y aborto involuntario, pero los resultados no son concluyentes. La sepsis, una enfermedad grave y una de las causas más comunes de muerte materna, puede dar lugar a altas o bajas temperaturas, así como a cambios en el color de piel, vómitos y dificultad para respirar. Si crees que tienes fiebre o sepsis, busca atención médica inmediata.

Temperatura anormalmente baja

Las bajas temperaturas por lo general son menos preocupantes que las altas, pero si la temperatura desciende por debajo de 95 grados F (35 grados Celsius), habla con tu médico, ya que puede ser signo de una enfermedad grave. Es posible que tengas anemia, que es causada por una deficiencia de hierro y es común en las mujeres embarazadas. Otros síntomas incluyen mareos, fatiga y dolores de cabeza. Si te da gripe, puede convertirse en neumonía, que es especialmente peligrosa para las mujeres embarazadas. Necesitas tratamiento inmediato para evitar complicaciones en el parto.

Otras consideraciones

La "Organization of Teratology Information Services" (Organización de los Servicios de Información de Teratología) aconseja a las mujeres embarazadas que no se calienten en exceso y limiten el uso de bañeras de hidromasaje. Nunca dejes que la temperatura del núcleo de tu cuerpo aumente por encima de los 102 grados F (38,8 grados Celsius). Un baño tibio es una manera más segura para relajarte. Al hacer ejercicio, usa ropa suelta y fresca y evita la actividad vigorosa en un clima cálido y húmedo. Asegúrate de beber mucha agua para mantenerte hidratada.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles