¿Qué sucede si no bebes la cantidad de agua que se supone deberías consumir?

Escrito por christa miller | Traducido por karina depaoli
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Qué sucede si no bebes la cantidad de agua que se supone deberías consumir?
El hábito saludable de beber agua. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

Otras personas están leyendo

La necesidad de beber agua

El cuerpo humano es entre 50 y 65 por ciento agua. Por consiguiente, si una persona no toma la cantidad de fluidos que su cuerpo regularmente pierde, su cuerpo no tendrá el suficiente fluido en éste para regular sus diferentes funciones. Algunas causas de deshidratación incluyen: ingesta insuficiente de agua con el calor o durante el ejercicio, transpiración excesiva y enfermedades que causan diarrea y vómitos. Conoce algunos síntomas y complicaciones severas asociadas con la deshidratación de modo que sepas cuando tomar pasos proactivos para combatirla.

Deshidratación leve a moderada

Una persona puede no notar si está levemente deshidratada, pero una señal indicadora de que no está consumiendo los fluidos suficientes es si su orina es color amarilla oscura o ámbar. Otros síntomas asociados con deshidratación leve a moderada incluyen dolor de cabeza, mareo o vértigo, fatiga, debilidad muscular y sensación general de "sequedad". La misma incluye síntomas como boca seca y pegajosa, sed, poca o falta de lágrimas al llorar y de poca a nada de orina (típicamente con una frecuencia menor a ocho horas en un adolescente o adulto).

Deshidratación severa

Se considera que la deshidratación severa es una emergencia médica. Los síntomas de "sequedad" en esta situación son más extremos que los síntomas en deshidrataciones leves a moderadas. Los mismos incluyen sed severa, falta de transpiración, poca o nada de orina, boca y piel seca y falta de elasticidad en la piel. Los niños deshidratados de forma severa también tienen fontanelas hundidas (conocidas de otro modo como "puntos suaves" en sus cabezas). Otros síntomas incluyen irritabilidad, presión sanguínea baja, fiebre, ritmo cardíaco rápido y ocasionalmente delirio e inconsciencia.

Complicaciones asociadas

Si la deshidratación se vuelve severa y no tiene tratamiento, una persona es susceptible a desarrollar una o muchas complicaciones de salud peligrosas. Por ejemplo, una lesión por calor como un calambre, infarto o golpe de calor, puede ser a causa de una ingesta inadecuada de fluidos. El edema cerebral (inflamación del cerebro) puede también tener lugar. Esto ocurre porque el cuerpo accidentalmente se puede sobre-hidratar dado que intenta reabastecer su almacenamiento de células de sodio y fluidos. Otras complicaciones asociadas incluyen ataques de apoplejía, shock hipovolémico (cuando la presión sanguínea cae y no llega suficiente oxígeno a los tejidos), insuficiencia renal, coma y muerte.

Conseguir ayuda

La deshidratación leve a moderada se puede comúnmente remediar al incrementar la toma de agua. Sin embargo, la deshidratación severa puede requerir medidas inmediatas de hospitalización. Intenta prevenir la deshidratación antes de que comience. Bebe mucha agua, come frutas y verduras y no esperes simplemente a que tu cuerpo sienta sed antes de beber más fluidos. El Instituto de Medicina recomienda que los hombres consuman alrededor de 13 vasos de líquido total por día y las mujeres beban alrededor de nueve vasos por día. No obstante, algunos pueden necesitar más cantidad. Sé especialmente prudente en permanecer hidratado si estás enfermo, en clima cálido o ejercitando.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles