¿Qué sucede cuando el cáncer llega a los huesos?

Escrito por tricia mangan | Traducido por eduardo moguel
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Qué sucede cuando el cáncer llega a los huesos?
El cáncer óseo provoca dolor. (Jupiterimages/BananaStock/Getty Images)

El cáncer puede empezar en los huesos (llamado cáncer primario óseo) o puede empezar en otra área del cuerpo y dispersarse hasta los huesos (llamado cáncer secundario óseo). El cáncer primario óseo puede iniciar en el tejido nuevo de los huesos en crecimiento, en el cartílago (tejido conectivo entre huesos) o en el tejido nervioso dentro de la médula ósea. La metástasis secundaria ósea interrumpe el proceso de la reproducción de las células óseas. Todos los tipos de cáncer que ocurren en los huesos provocan dolor, debilidad ósea e incrementan los niveles de calcio en la sangre.

Otras personas están leyendo

Causas del dolor

El dolor es el síntoma más común en aquellos con cáncer que se ha dispersado hasta los huesos, y afecta al 70 por ciento de los pacientes con metástasis ósea. Es causado por el estiramiento de la membrana que cubre los huesos (periostio) y por la estimulación nerviosa de la capa de células que cubre la cavidad interna del hueso (endostio). El dolor en los huesos puede ser constante y empeorar en las noches o en ciertas posiciones (como estar de pie) que ponen peso sobre el hueso afectado. Puede ser difícil el diferenciar este dolor de la artitris o de otros malestares y dolores corporales.

Cambios en la densidad y fortaleza ósea

Cuando el cáncer se dispersa a los huesos, puede debilitarlos en una de dos formas. La metástasis osteolítica (los tumores que se propagan desde otras regiones del cuerpo) destruye el tejido óseo, formando agujeros en el hueso. La metástasis osteoblástica causa que el hueso produzca demasiadas células, incrementando la densidad muscular, pero al mismo tiempo, haciendo que sea más susceptible a las fracturas.

Las fracturas patológicas (fracturas causadas por problemas inherentes al hueso y no por factores externos) pueden ocurrir cuando los tumores destruyen un porcentaje suficiente del hueso como para que éste no pueda soportar más sus funciones corporales. Cerca del 50 por ciento de los pacientes con metástasis ósea experimentarán fracturas cada año.

Hipercalcemia

La hipercalcemia es una condición en la que existe demasiado calcio en la sangre. Los huesos normalmente se rompen y reconstruyen constantemente. Cuando los huesos se rompen, liberan calcio al torrente sanguíneo, que ayuda al cuerpo a realizar procesos vitales como la contracción muscular, la función nerviosa, la coagulación y la división celular. El cáncer óseo provoca un desbalance en la formación y re-absorción del calcio óseo, provocando que demasiado calcio sea liberado en el torrente sanguíneo. Esto provoca varios efectos secundarios, incluyendo náuseas, vómitos, fatiga, cambios de humor, dolor abdominal, estreñimiento, anorexia, sequedad en la boca o garganta y sed extrema, debilidad muscular, arritmia, micción frecuente, confusión y coma.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles