Qué sucede cuando la comida se mete en los pulmones

Escrito por anne tourney | Traducido por martin santiago
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Qué sucede cuando la comida se mete en los pulmones
Una radiografía del tórax puede ayudar a determinar si tienes una infección por ingestión de alimentos. (thorax x-ray of the lungs image by JoLin from Fotolia.com)

Un trozo de tejido llamado epiglotis normalmente evita que los alimentos entren en los pulmones al cubrir tu tráquea mientras estás tragando. De vez en cuando, y accidentalmente, los alimentos pueden pasar por tu tráquea mientras estás comiendo. Si estás sano y tienes un sistema inmune fuerte, no tendrás complicaciones a partir de un incidente aislado. Sin embargo, la inhalación de los alimentos, conocido como aspiración, puede causar complicaciones graves, especialmente si tienes una condición que te hace aspirar alimentos o líquidos de manera regular.

Otras personas están leyendo

Causas

Las dificultades para tragar, alteración del estado cognitivo, un reflejo de deglución deteriorada o el uso excesivo de alcohol pueden aumentar el riesgo de aspiración. Ciertas condiciones como la enfermedad de reflujo gastroesofágico, pueden llevar a un estrechamiento del esófago, o tubo de alimentación, haciendo más probable la aspiración de alimentos o líquidos. Si tienes dificultad para respirar, tos, sibilancias o dolor en el pecho después de comer, es posible que hayas aspirado alimentos. El bloqueo de un paso de las vías respiratorias puede causar que tu piel se vuelva de un color azulado debido a la falta de oxígeno. Si tienes una condición que te hace aspirar pequeñas cantidades de alimentos o líquidos con frecuencia durante las comidas, puedes desarrollar una tos con expectoración maloliente, mal aliento, aumento en la dificultad para tragar, fatiga y mareos.

Complicaciones

Los alimentos o los líquidos en los conductos respiratorios pueden desencadenar una respuesta inflamatoria en los pulmones cuando reaccionan a la sustancia extraña. El líquido puede acumularse en los pulmones si se bloquea el paso. Si ocurre una infección, puedes desarrollar una neumonía bacteriana. Tener asma o enfisema puede aumentar el riesgo de desarrollar neumonía después de la aspiración. Las personas que fuman, los ancianos y las personas cuyos sistemas inmunes están debilitados por otras condiciones médicas son susceptibles a la neumonía.

Diagnóstico y tratamiento

Tu médico puede ser capaz de decir si has desarrollado una neumonía por aspiración al escuchar los pulmones con un estetoscopio. Puede pedirte pruebas de sangre o esputo, evaluaciones de tragado, una radiografía de tórax o una tomografía computarizada para verificar si hay áreas anormales en los pulmones. Si has desarrollado una neumonía por aspiración, puedes requerir hospitalización y antibióticos para tratar la infección. Si tienes un pedazo sólido de comida alojada en tus pulmones, necesitarás que te retiren el objeto con un broncoscopio, un instrumento que entra en tus pulmones por la boca, para recuperar el objeto.

Prevención

Para evitar la inhalación de los alimentos a tus pulmones, come bocados pequeños, mastica bien la comida y evita hablar o reír mientras masticas. Si tienes consistentemente dificultad para tragar los alimentos sólidos, tu médico puede recomendarte una dieta blanda o una dieta de líquidos para mantener tu ingesta nutricional y reducir al mínimo el riesgo de aspiración. Escuchar un sonido de gorgoteo mientras comes, sentir dolor cuando tragas o tener la sensación de que algo está atorado en la garganta después de una comida puede indicar que estás aspirando. Si tienes síntomas de la aspiración, consulta a tu médico acerca de cambios en la dieta que puedan reducir el riesgo de neumonía u otras complicaciones.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles