¿Qué sucede a nivel celular para causar diabetes tipo 2?

Escrito por melissa sandoval Google | Traducido por aldana avale
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Qué sucede a nivel celular para causar diabetes tipo 2?
La gente que padece diabetes tipo 2 tiene niveles normales e incluso altos de insulina. (Set per glicemia image by Roberto Fasoli from Fotolia.com)

Otras personas están leyendo

Diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2

La diferencia clave entre la diabetes tipo 1 y 2 es que mientras las personas con diabetes tipo 1 no producen suficiente insulina, la gente que padece la diabetes tipo 2 tiene niveles normales e incluso altos de insulina.

Diabetes tipo 2

La resistencia de insulina generalmente precede al comienzo de la diabetes tipo 2. Una persona puede convertirse en deficiente de insulina por una predisposición genética o debido a la obesidad y a un estilo de vida sedentario. La resistencia de insulina interfiere con la capacidad de la insulina para cumplir con sus muy importantes funciones.

Diabetes tipo 2 - Nivel celular

Cuando el nivel de glucosa en sangre es alto, las células beta dentro del páncreas liberan insulina al torrente sanguíneo. La insulina ayuda a mover la glucosa dentro de las células en los tejidos del cuerpo, como los músculos. La insulina también acelera la conversión de la glucosa en glucógeno, que las células almacenan y usan para tener energía; aumenta el consumo de aminoácidos (los bloques de construcción de proteínas) y la síntesis de las proteínas en las células; acelera la síntesis de ácidos grasos, retrasa la descomposición del glucógeno y la producción de más glucosa por parte del hígado. Este proceso evita que los niveles de glucosa en sangre sean muy altos y suministra a las células con la energía y proteínas que necesitan para funcionar correctamente.

Cuando una persona tiene una condición genética que causa células beta anormales en su páncreas, puede desarrollar diabetes tipo 2, incluso si es una persona sana. Sin embargo, la mayoría de los casos de este tipo de diabetes ocurre en personas obesas de más de 35 años. Una persona obesa, especialmente alrededor de su cintura y que hace muy poco ejercicio, puede entrar en un ciclo de desequilibrio de insulina y glucosa en sangre que puede desencadenar en una diabetes tipo 2.

Cuando la glucosa en sangre es a menudo alta, como en una persona con una dieta pobre y ejercicio inadecuado, los receptores de las células que detectan y reaccionan a la insulina pueden hacerse menos sensibles. Este proceso puede ser similar a como una persona entra en una casa donde huele el pan horneado inmediatamente, pero deja de hacerlo luego de unos minutos, ya que los receptores sensitivos en su nariz dejan de reaccionar ante el olor a pan.

Cuando las células en los tejidos del cuerpo no reaccionan correctamente a la insulina que libera el páncreas, el nivel de glucosa en sangre comienza a ser más alto de lo normal. El páncreas detecta que esa glucosa en sangre es demasiado alta y libera más insulina. Esto será equilibrado al principio pero los receptores de las células pueden adaptarse al nuevo nivel de insulina y hacerse menos sensitivos a la misma. Entonces, el páncreas deberá liberar aún más insulina, lo que hace que las células se hagan menos sensitivas a la misma y así sucesivamente. Finalmente, las células beta no pueden mantener la demanda creciente de insulina y la glucosa en sangre se mantiene alta, y así se genera la diabetes tipo 2. El nivel alto de glucosa en sangre causa sed excesiva, y la falta de glucosa y glucógeno entro de las células causa fatiga (dos de los síntomas clásicos de la diabetes).

Mientras que la diabetes tipo 2 se suele llamar diabetes “que se inicia en el adulto” porque generalmente aparece en personas mayores a 35 años, el aumento de la obesidad infantil ha llevado a que haya más casos en adolescentes e incluso en niños. Como la diabetes está asociada a la ceguera, amputación de miembros, falla renal, ataque cardíaco y accidentes cerebro vasculares, es un tema importante de la salud pública. La Asociación Norteamericana del Corazón y el Instituto Nacional del Corazón, Pulmón, y Sangre incluyen la obesidad abdominal, la resistencia de insulina y la intolerancia de glucosa como tres de los seis componentes del síndrome metabólico, que es el factor de riesgo más importante para el ataque de corazón y accidente cerebrovascular, y el riesgo aumenta bruscamente cuando la diabetes se hace clínicamente aparente. Como más del 90% de todos los casos de diabetes son del tipo 2, reducir esta enfermedad podría reducir extensamente la incidencia de enfermedades de corazón y accidentes cerebrovasculares.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles