DESCUBRIR
×
Loading ...

Sueño americano: las bajezas que hacen las mujeres para atrapar a un gringo

Jon Helgason/iStock/Getty Images

Introducción

El mito del sueño americano no solo aplica para aquellos que viajan a Estados Unidos en busca de un futuro mejor. Hay mujeres que también trabajan duro para alcanzar este sueño. Su labor consiste en conquistar a un estadounidense y llevarlo al altar con la esperanza de que mejorará su calidad de vida. La persistencia es fundamental en este proyecto, pero también unas cuantas locuras que cometen las damas para alcanzar su meta. A continuación, algunas de las bajezas que son capaces de cometer las mujeres por un gringo.

Digital Vision./Photodisc/Getty Images

Rubias

Hollywood se encargó durante el siglo XX de instalar en nuestra conciencia que los modelos de belleza femenina deben ser rubios, delgados y siempre llevar una sonrisa. Será producto de las conquistas o las inmigraciones, las estadounidenses se caracterizan por sus cabelleras doradas. De allí que las mujeres que creen tendrán un mejor futuro al lado de un estadounidense sometan sus cabezas a tinturas de dudosa calidad para alcanzar ese tono más cercano a los colores que podemos encontrar en un frasco de mayonesa que en la cabeza de una gringa.

Digital Vision./Photodisc/Getty Images

Brillar

Quienes hayan tenido la posibilidad de conocer Miami sabrán que hay todo un estilo de vida basado en esa cosmopolita ciudad estadounidense. Hay telas, brillas, texturas y outfits solo permitidos para lucir en el estado de La Florida. La exageración ante todo. En ese lifestyle se embarcan muchas mujeres para atrapar a su gringo y adoptan los brillos y colores estridentes en todas las prendas. Pueden ser las piedras más caras o las más baratas fabricadas en el corazón de China. Todo vale cuando se trate de buscar un futuro marido con dólares.

Flickr.com

El idioma

Si bien el lenguaje del amor es universal, el de la relación con un gringo es excluyentemente el inglés. En el afán por conquistar a su príncipe estadounidense, las mujeres esbozarán las pocas palabras que aprendieron durante la escuela o en las series de televisión. Harán gestos con las manos, inventarán términos, creyendo que lo dicen en inglés, y todo tipo de escenas patéticas con tal de hacerse de ese hombre que posee dólares y un importante pasaporte. El inglés de la cazadora de gringos no es británico ni norteamericano, es simplemente ese idioma en el cual "jariú" reemplaza al clásico "how are you?".

Brian Jackson/iStock/Getty Images

Cirugías

Las mujeres que apelan a las cirugías para apuntalar sus conquistas gringas merecen una mención aparte. Una inversión a futuro, apostando a mejorar sus caderas y pechos. No se trata ya solo de teñirse el cabello, es una transformación de la que no hay vuelta atrás una vez que se embarcan. Para peor, luego tendrán competencia en la búsqueda de su gringo: competirán contra otras tantas mujeres que hicieron la misma inversión y modificaron sus cuerpos sólo para buscar un futuro mejor.

Wavebreakmedia Ltd/Wavebreak Media/Getty Images

Tacos

La belleza es sufrimiento, se ha escuchado decir ante las quejas de las mujeres que llegan al dolor con tal de lucir un poco más hermosas. A la hora de conquistar a un hombre cualquier dama sabe que cambiará completamente su postura y su forma de presentarse al mundo subida a un par de tacos. Pero el hecho de que esta forma de cuasi tortura sea aceptada socialmente no implica llegar al ridículo de, por ejemplo, no poder desplazarse sin agarrarse de las paredes. Si llegas a ese punto, por lo menos practica en tu casa antes de salir a la conquista del gringo.

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

La iniciativa

Un movimiento en falso puede dejar a una aspirante a esposa de un estadounidense fuera de competencia. No será suficiente que pongas en práctica todo lo anterior recomendado si no tomas la iniciativa a la hora de encarar al futuro cónyuge. Además de los brillos, los tacos y las cirugías a las que te hayas sometido, será necesario que apeles a tus técnicas de comunicación para iniciar la conversación que podría cambiarte la vida.

moodboard/moodboard/Getty Images

Belleza interior

La mujer que se adentra en la caza de un gringo será mejor que baje sus expectativas si quiere coronarse en su desafío. Cuando el reloj biológico corre y los dólares escasean, mejor quedarse con el primer estadounidense que caiga en el embrujo. No importa si escasea la belleza entre sus atributos. Lo que importa es su interior... y que tenga una cuenta en el banco suficiente para hacerte feliz. Así que mejor evitar las caras más lindas y apostar por los feos, lo que simplificará tu búsqueda. Una extensión de su ciudadanía tampoco viene mal.

Digital Vision./Photodisc/Getty Images

Lo ilegal

Por encontrar a su príncipe azul gringo, las mujeres pueden dejar pasar algunas características de éste que rozan la ilegalidad. Por ir detrás del dinero, se olvidan de informarse de dónde proviene la fortuna. A veces, ya consientes de los embrollos ilegales en los que está metido su gringo, funcionan como cómplices con tal de mantener el estilo de vida. Cuidado, mujeres, no lleguen al punto de quedar al borde de la cárcel por intentar ascender socialmente.

Josh Baker/iStock/Getty Images

Esclavas

Una vez que conseguiste a tu estadounidense el trabajo será retenerlo. El sueño americano para una cazadora de gringos viene acompañado por una renuncia de tu tiempo libre, gustos y pasatiempos. A cambio de mantenerte económicamente, puede que tu presa te exija que estés a su disposición tiempo completo. Te vuelves una esclava moderna por el solo hecho de preservar a tu príncipe gringo y ante la amenaza de que otra cazadora quiera irrumpir en tu terreno. ¿Acaso "fregar" no era la principal actividad de toda esposa los años 50's, momento de apogeo del sueño americano?

Denis Raev/iStock/Getty Images

Una entre varias

Conquistar a tu gringo quizás resulte tarea fácil, si éste tiene entre sus debilidades la infidelidad. Serás una más entre tantas otras que también disfrutan de la estabilidad económica de un estadounidense digno de llamar la atención. Siempre y cuando no le cuestiones sus varios amores, la relación marchará sobre ruedas, tendrás los últimos zapatos de moda de los diseñadores más costosos y podrás alardear de la relación.