La suspensión de un coche de carreras vs. un coche de ruta

Escrito por rob wagner | Traducido por nicolás altomonte
La suspensión de un coche de carreras vs. un coche de ruta
Los ingenieros de coches de carreras consideran la aerodinámica, el peso y la seguridad del conductor en el diseño de un sistema de suspensión. (Mark Thompson/Getty Images Sport/Getty Images)

Los coches de carreras y los coches de producción convencionales están equipados con sistemas de suspensión muy diferentes. Sin embargo, ambos operan sobre el mismo principio que considera el arrastre, la manipulación y la capacidad de respuesta del chasis del vehículo a los neumáticos y la relación del sistema de suspensión con el chasis. En última instancia, en el coche de carreras se asigna una alta prioridad a la aerodinámica, la seguridad y el peso. Los coches producidos en serie reciben las mismas consideraciones, pero no necesariamente requieren la misma tecnología.

Antecedentes

Los coches de carreras y los coches de producción en serie tienen diferentes exigencias a los sistemas de chasis y suspensión. Por ejemplo, a diferencia de los coches en serie, los conductores de coches de carrera necesitan algún tipo de protección del sistema de suspensión del vehículo en caso de que se rompa algún componente. Los componentes de suspensiones rotas pueden lesionar, mutilar o matar a un conductor al perforar la cabina del piloto. Las placas de aluminio fijados a los lados del chasis bloquean partes rotas que puedan golpear el conductor. La utilización de piezas de fibra de carbono es muy común en los coches de carreras, pero no lo es en el coche de ruta promedio. Los coches de ruta tampoco emplean sistemas de suspensión Push-Pull que permiten que el coche tenga un centro de gravedad más bajo.

La suspensión de un coche de carreras vs. un coche de ruta
Los coches de producción en serie utilizan componentes de suspensión convencionales, tales como suspensiones MacPherson. (Scott Olson/Getty Images News/Getty Images)

Tipos de suspensión en coches de carrera

Los sistemas de suspensión de coches de carreras son muy sofisticados. Cada coche de carreras Fórmula 1 considera la aerodinámica como tal vez el elemento más importante, para obtener un sistema de suspensión verdaderamente sensible. Los ingenieros del McLaren-Mercedes MP4-20 del 2005, por ejemplo, se centraron en la aerodinámica, las limitaciones de los neumáticos del vehículo y la vida útil del motor. Los neumáticos y la aerodinámica significaron un rediseño del chasis y extensas pruebas de túnel de viento. El sistema de suspensión se vio afectada por la decisión de los ingenieros de levantar el alerón delantero en 55 mm y llevar el montaje del alerón trasero hacia adelante por unos 150 mm. El auto de carrera contó con un chasis ultra ligero moldeado con un compuesto de fibra de carbono y aluminio con estructura en panal, con la suspensión delantera y trasera consistiendo en un sistema de barras y amortiguador de torsión dentro del casco que usaba una manivela y varilla de empuje en un arreglo de doble horquilla. Una unidad de control electrónico supervisa el movimiento del chasis.

Suspensiones afinadas para la carrera

Las suspensiones afinadas para carreras están más cerca de los sistemas de suspensión de los coches de producción en serie. El Sports Car Club of America permite a los equipos de carreras modificar componentes de la suspensión del coche de producción en serie, incluyendo amortiguadores, puntales y resortes. Un elemento importante en la competición deportiva sancionada por el SCCA es bajar la altura del coche para reducir la resistencia y mejorar la aerodinámica en general a altas velocidades. Ajustar la suspensión limita que tanto el cuerpo de un vehículo se inclina en las curvas y reduce al mínimo el movimiento del cuerpo al acelerar y frenar. Esto se logra mediante el montaje de una barra estabilizadora entre montantes de suspensión trasera del vehículo y espesando el diámetro de la barra estabilizadora que conecta la suspensión izquierda a la suspensión derecha.

Suspensión de coches de producción en serie

Tal vez el tipo más primitivo, pero más perdurable de los sistemas de suspensión de producción masiva son las ballestas, largas placas de acero plano que se disponen una encima de otro y se encadenan al chasis y al eje. Este sistema se encuentra generalmente en camionetas contemporáneas. Los resortes delanteros y traseros aparecieron en los Buick en 1938, y ahora son el sistema de suspensión delantera y trasera más común y en prácticamente todos los coches contemporáneos de pasajeros. Los coches de pasajeros de tracción delantera se equiparon con suspensiones MacPherson que combinan resortes, amortiguadores hidráulicos y el brazo superior de la suspensión como una sola unidad. Los sistemas de coches de producción en serie son de acero forjado y aluminio, y en general no utilizan componentes de fibra de carbono ya que el peso no es una consideración primordial. Estos coches tampoco utilizan sistemas Push-Pull, ya que no necesitan que su altura sea reducida de manera significativa por para mejorar el rendimiento.

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles