DESCUBRIR
×

Cómo taladrar un candado

Actualizado 20 julio, 2017

Cuando pierdes la llave de un candado y necesitas abrirlo, una alternativa es taladrarlo. Hacer esto te permitirá acceder, pero el candado se romperá y que tendrás que remplazarlo. No todos los candados pueden ser taladrados, pero sí la mayoría. Necesitarás algunas herramientas que son de uso común en cualquier hogar, y sólo te tomará unos pocos minutos. Puede que no sea posible taladrar un candado oxidado. Los candados con combinación son el tipo de candado que no se pueden taladrar.

Instrucciones

keyhole door lock image by Pali A from Fotolia.com
  1. Inserta el tubo plástico que vino con el lubricante dentro de la punta en la lata del aerosol y lubrica la cerradura. Asegúrate de que el lubricante penetre hasta el otro lado de la cerradura; saldrá fuera de la cerradura una vez que haya penetrado el candado completamente.

  2. Pon una broca en la punta del taladro y ajústala. La broca debe ser sólo un poco más larga y ancha que la cerradura. La punta de metal molerá la parte interior del candado y se agarrará a las paredes interiores. Una vez que la punta se agarre a las paredes interiores, el candado se abrirá.

  3. Pon la punta de la broca en el centro de la cerradura. Taladra la cerradura aplicando lubricante al mismo tiempo que taladras. Una vez que la cerradura haya sido molida, el candado se abrirá. El taladro debe estar en reversa. Pon lubricante a la broca cada unos pocos segundos para evitar que se sobre caliente. Taladra lentamente para asegurarte que no romperás la broca con la presión.

Necesitarás

  • Lubricante desplazador de agua en aerosol
  • Taladro
  • Equipo de brocas