Cómo taladrar una piedra de rio

Escrito por julie keyes | Traducido por pei pei
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo taladrar una piedra de rio
La piedra de río ha sido moldeada por miles de años de contacto abrasivo con el agua y otros materiales sedimentarios. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Las piedras de río son muy útiles y populares en muchos proyectos de bricolaje, debido a su suave redondez y sus atractivos colores. Tiempo atrás, la mayoría de estas piedras fueron mucho más grandes, pero luego de cientos y hasta miles de años de permanecer en lechos fluviales o de ser arrastradas corriente abajo desde lo alto de las montañas, han sido moldeadas y suavizadas por la fuerza del agua y han recibido sedimentos de otros materiales sobre su superficie. Las piedras de río vienen en tamaños que van desde el de una pequeña canica hasta el de una pelota de baloncesto. Algunas son muy difíciles de perforar, por lo que es importante que elijas algo suave que no te exija tanto esfuerzo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Piedras
  • Trozos de goma o de cuero
  • Un tornillo de banco
  • Un taladro de uso pesado
  • Brocas con punta de diamante
  • Un marcador
  • Masilla de plomería
  • Gafas de seguridad

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Selecciona algunas piedras para perforar. Lo ideal es que bases tus decisiones en el color, la textura y las preferencias personales. Ten en cuenta que es más fácil perforar una piedra plana que una redondeada.

  2. 2

    Coloca los trozos de goma o de cuero a ambos lados de la piedra y apriétalos firmemente en un tornillo de banco. Estos protegen la superficie de estropearse con el tornillo de banco y ayudan a mantener la piedra en su lugar evitando que se resbale o se suelte. Asegúrate de que el lado de la piedra que deseas perforar esté hacia arriba.

  3. 3

    Elige el diámetro del agujero que quieres perforar. El diámetro de la broca no debe exceder dos veces el tamaño equivalente a la distancia desde el centro hasta el borde exterior de la piedra o esta se romperá. Busca la posición aproximada del centro de la piedra y coloca un punto con un marcador para que puedas verla fácilmente

  4. 4

    Toma un trozo de masilla de plomería y dale forma de rollo largo de 1/2 pulgada (1,2 cm) de diámetro. Colócalo en la piedra y marca un círculo alrededor del punto de guía. Aprieta los extremos de la masilla para sellar el círculo y presiona el material sobre la piedra para que se adhiera bien. Dependiendo del tamaño de la piedra, procura hacer el anillo lo suficientemente grande como para contener 1/4 de pulgada (6 mm) de agua durante la labor de perforación.

  5. 5

    Llena el anillo hecho de masilla con agua, luego coloca una broca con punta de diamante del tamaño deseado en un taladro eléctrico de alta resistencia y ajústala bien. Coloca la punta de la broca recta hacia abajo contra el punto de guía. Sujeta el taladro firmemente con ambas manos y poco a poco inicia el mecanismo. Aumenta la velocidad gradualmente para asegurar un corte limpio y para proteger tu broca.

  6. 6

    Detente periódicamente, comprueba el progreso y revisa la broca para asegurarte de que no se haya dañado. Si notas que la piedra no se está perforando bien, considera cambiarla por otra que esté más suave y se pueda trabajar mejor. Añade más agua al anillo hecho de masilla, ya que esta se evaporará poco a poco mientras ayuda a lubricar y a evitar que la broca se caliente.

  7. 7

    Elimina la masilla de plomería tan pronto como logres perforar la piedra. Reserva la pieza y continúa con la siguiente.

Consejos y advertencias

  • Usa gafas de seguridad para proteger tus ojos de los trozos de piedra, polvo y astillas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles