Cómo taladrar a través de acero inoxidable

Escrito por ehow contributor | Traducido por natalia navarro
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo taladrar a través de acero inoxidable
Taladrar a través de acero inoxidable es muy parecido a hacerlo a través de madera. (Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

Taladrar a través de acero inoxidable es muy parecido a taladrar a través de cualquier otro tipo de metal. Usar brocas de alta velocidad es obligatorio, pero también hay trucos para usar que facilitarán el proceso. Mucha gente ha hecho agujeros en la madera con resultados satisfactorios. Aunque taladrar a través de acero inoxidable es diferente de hacer agujeros en madera, la técnica básica es muy parecida. Aquí tienes cómo conseguir taladrar esos agujeros sin romper brocas y causar que el metal pulido se ennegrezca.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Taladro eléctrico de velocidad variable
  • Guantes
  • Protección ocular
  • Protección para oídos
  • Pinza
  • Mesa
  • Aceite lubricante
  • Punzón de centro
  • Martillo
  • Cinta para tareas pesdas
  • Lima de metal
  • Trapo
  • Estropajo de acero

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Sostenlo bien. Sujeta la abrazadera sobre tu superficie de trabajo. Una pinza de plástico fuerte con acción de muelle no estropeará el metal, pero una pinza en C puede servir también. Asegúrate de que la zona que pretendes taladrar sea accesible.

  2. 2

    Marca el punto con una "X". Localiza el punto exacto donde quieres el agujero y márcalo con un rotulador permanente. Usa cinta para tareas pesadas para tapar la zona alrededor de tu marca.

  3. 3

    Golpea con un martillo para hacer un agujero inicial. Con tu protección ocular en su sitio, usa el punzón central para hacer una honda depresión en el metal. Sosteniendo firmemente el punzón en tu marca, húndelo bien con tu martillo una o dos veces para fijar la diminuta punción. Ésto evitará que la broca se deslice lejos de tu objetivo mientras taladras.

  4. 4

    Usa un proceso de dos brocas. A menos que tengas una prensa de taladro, agujerear a mano el metal suele ser un proceso de dos pasos. Para empezar, instala una broca a mitad del tamaño del diámetro del agujero que necesitas. Por ejemplo, si necesitas un agujero de 1/2 pulgada (1,2 cm), empieza con una broca de 1/4 de pulgada (0,6 cm) y taladra de nuevo para terminar el trabajo. El metal más fino, por ejemplo, de menos de 1/8 de pulgada (0,3 cm) de grosor, puede permitir el uso de una sola broca para cumplir la tarea.

  5. 5

    Pon varias gotas de aceite lubricante en la depresión que hiciste con el punzón central. Con tus guantes y la protección ocular puestos, y la protección para los oídos en su sitio, sostén tu taladro perpendicular a la abrazadera, inserta la punta de la broca en el agujero y empieza a taladrar. Tira despacio del disparador hasta que la broca gane velocidad de rotación, con cuidado de mantenerla en el objetivo. Por último, la broca ganará y habrás hecho el agujero de 1/4 de pulgada (0,6 cm). Cambia de broca y empieza de nuevo.

  6. 6

    Límpialo. Una vez que hayas hecho el agujero, limpia el exceso de aceite lubricante con un trapo. Mientras lo haces, notarás que la parte trasera de la abrazadera es bastante áspera. Usando una lima de metal, reduce los bordes irregulares del agujero con cuidado de no dañar la abrazadera. Si es necesario, aplica más cinta para tareas pesadas para cubrir la zona.

Consejos y advertencias

  • Asegúrate de que la pieza de metal que taladras está firmemente unida a tu superficie de trabajo. Las brocas tienden a resbalar cuando se taladra, una situación que podría llevar a estropear una pieza de metal. Poniendo una pinza para sujetar firmemente tu pieza a la mesa, podrás concentrarte sólo en taladrar ese agujero perfecto.
  • Si usas una pinza en C metálica, envuelve sus mandíbulas con cinta de vinilo, goma o tela para evitar dañar la pieza que estás taladrando.
  • Ve despacio y deja que la broca haga el trabajo. Si aplicas demasiada presión, la fricción causará que tu broca se enrojezca por el calor, lo que ennegrecerá tu acero inoxidable. Lo mismo pasará si pones el taladro a máxima velocidad. El truco es encontrar un buen punto medio, ese "punto dulce" en el que el taladro, la broca y el metal cooperan completamente. Si parece que hay demasiado humo, retírate inmediatamente. Deja que la abrazadera se enfrie durante unos pocos minutos y empieza de nuevo el proceso. Salvarás la abrazadera y la broca en el proceso. Una vez que hayas quitado los bultos con una lima de metal, termina de alisar la zona con un estropajo de acero, siempre que las marcas dejadas por el proceso sean deseables.
  • La protección ocular es obligatoria, así como los guantes.
  • No toques la abrazadra o la broca del taladro con las manos desnudas hasta que se hayan enfriado. Cambiar brocas durante el funcionamiento del taladro es algo que debería hacerse con guantes.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles