Técnicas de manejo del trastorno límite de la personalidad

Escrito por sam grover | Traducido por irene cudich
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Técnicas de manejo del trastorno límite de la personalidad
Las personas que sufren de TLP pueden exhibir una conducta sumamente errática. (flashfilm/Lifesize/Getty Images)

El trastorno límite de la personalidad, o TLP, es una enfermedad mental caracterizada por brotes extremos de emoción. Una persona que sufre de TLP puede actuar completamente normal la mayoría de las veces, para luego sufrir de ansiedad, depresión, ira u otros extremos emocionales durante períodos cortos, como unas pocas horas o un día. Esto significa que si vives con o cerca de alguien con TLP, o lo sufres tú, debes poder manejarlo con efectividad. Hay algunas formas en que puedes hacerlo.

Otras personas están leyendo

Terapia

La técnica de manejo clave para el TLP es la terapia. Las personas con TLP necesitan una terapia prolongada en la que puedan identificar, conciliarse y finalmente resolver aquellos asuntos emocionales muy arraigados que estén causando el TLP. Esta condición generalmente encuentra su causa en estímulos externos, como el abuso infantil, de manera que es importante que los pacientes los aborden para ocuparse de su trastorno.

Medicación

Generalmente, la medicación se receta por un plazo corto. Por ejemplo, algunos pacientes con TLP exhibirán tendencias psicóticas cuando tienen un episodio. No las exhiben todo el tiempo, así que se le recetará una pequeña cantidad de antipsicóticos. Lo mismo se aplica para los episodios de depresión y episodios bipolares. Se les indicará medicación para la duración del episodio, pero no para siempre.

Pasos de bebé

Si tienes un ser querido con TLP debes enfocarte en las cosas del día a día. El TLP afecta su vida entera, y si tienes grandes expectativas con dicha persona, lo más seguro es que no llegue a alcanzarlas. Por lo tanto, en lugar de esperar que "se deshaga" de inmediato su enfermedad mental, debes alentarlo y alabarlo por sus buenas decisiones cotidianas. ¿Conoció a una persona? ¿Le gustó pero no se acostó con ella? ¡Buen trabajo! Alábalo por eso. ¿Iba a mudarse con esa persona en el lapso de una semana? No estuvo tan bien, pero era de esperarse. Si fijas tus expectativas un poco más bajas, no te desilusionará y podrás ayudarlo a atravesar la situación, un día por vez.

Darse por vencido

Si sostienes una relación romántica con alguien que sufre de TLP y no tienes nada que te ate a esa persona (como hijos, por ejemplo), probablemente deberías dejarle. Esta persona necesita una ayuda que tú no puedes brindarle, y quedarte con ella sólo empeorará las cosas y te arrastrará. Pero, para hacer las cosas más fáciles, debes hacer que la relación sea aburrida durante un período corto al no responder a sus comentarios cáusticos, evitar por completo las discusiones: en general, no le des los estímulos que su enfermedad requiere. Cuando te vayas, debes hacerlo calmada y tranquilamente. Finalmente, debes evitar todo contacto. No atiendas el teléfono, no respondas a los correos electrónicos y elimínale de tus sitios de red sociales. No será sencillo, pero ambos lo necesitan más de lo que tú necesitas la relación.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles