Técnicas para hacer pollo al horno

Escrito por emily jarvis | Traducido por adriana de marco
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Técnicas para hacer pollo al horno
Cada cocinero tiene un método favorito para hacer el pollo al horno. (George Doyle/Stockbyte/Getty Images)

El pollo al horno es la personificación de la cena del domingo por la noche. Evocando a Julia Child y June Cleaver, el pollo al horno simboliza la destreza culinaria y la vinculación afectiva de la familia. Cada uno de los cocineros tiene una técnica favorita y la técnica perfecta es una cuestión de debate, pero todo se reduce al tema del gusto. Sigue las técnicas que le gusten a tu paladar.

Otras personas están leyendo

Ataduras

El acto de atar al ave involucra atar sus patas y alas con hilo de cocina para que estén pegadas al cuerpo. Esto te asegura que los apéndices se cocinen al mismo tiempo que la pechuga. Las patas y alas que dejas sueltas se ponen marrones mucho más rápido que la pechuga y se pueden quemar antes de que el resto de la carne esté cocida. Atar al ave no sólo te asegura que la presentación del plato sea hermosa, sino que proteges la piel de las patas, de las alas y de la pechuga para que el calor no la malogre. La carne oscura se cocina más lentamente que la blanca, así que se mantiene jugosa en el horno por un buen tiempo. Los que aman la piel de las aves seguramente no querrán atar a sus aves. Pero si quieres un pollo fotogénico y suculento, hazlo.

Salmuera

Pon al pollo en salmuera, lo que significa sumergir al ave en agua con sal antes de cocinarla, lo ayuda enormemente a tener un buen sabor, pero requiere una preparación extra. Disuelve 1/2 taza de sal kosher o 1/4 de taza de sal de mesa en 2 cuartos (1,89 l) de agua. Sumerge el pollo en la solución y refrigera por lo menos por una hora y como máximo por cinco horas. Enjuaga al pollo y sécalo completamente antes de ponerlo en el horno. Poner al pollo en salmuera no es necesario para que quede delicioso, pero algunos cocineros pueden jurar que lo es.

Condimentar al ave

Ponerle condimento al ave resulta en una piel crocante óptima. Si le pones mantequilla a toda la piel le das un rico sabor y un color dorado. Frota la superficie del pollo con mantequilla sin sal con hierbas. Separa parcialmente la piel de la carne y frota la mantequilla sobre la carne descubierta. Condimenta con sal, pimienta y hierbas. Una técnica final para realzar el sabor es rellenar la cavidad con aromas. Luego de remover los menudos, llena la cavidad con mitades de limones, dientes de ajo, cebollas, hierbas y otros saborizantes. Los aromas y los sabores se filtrarán por la carne a medida que se cocina. El relleno se debe retirar antes de servir.

Temperatura

No todos están de acuerdo en cuál es la mejor técnica para cocinar al pollo, si se lo debe poner en un horno muy caliente o en uno que no lo esté tanto y que sea lento. Cuanto más calor haya en el horno, más crocante saldrá la piel. El calor bajo te asegura un cocimiento uniforme. Quizás el mejor método sea una mezcla de los dos mencionados. Comienza con un horno bien caliente: 450 °F (232 °C) por 15 a 20 minutos. Baja el fuego a 350 °F (176,6 °C) por el resto de la cocción, 20 minutos por libra (454 g). Para que la piel quede crocante y cocida uniformemente, coloca al pollo en un estante sobre la asadera. De esta forma el calor circula y los jugos se caramelizan para transformarse en una salsa sabrosa.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles