Cómo hacer un telescopio de Galileo

Escrito por tom king | Traducido por maximiliano magnano
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo hacer un telescopio de Galileo
(nice moon image by Igor Zhorov from Fotolia.com)

Con un par de lentes y tubos hechos con plomo, hojalata y madera, Galileo cambió el modo en que observamos el cielo. Desde sus días, la tecnología de los telescopios ha mejorado a pasos agigantados, pero el diseño simple de dos lentes de Galileo ha hecho que generaciones de astrónomos aficionados y profesionales puedan construir su primer telescopio casero. Puedes utilizar cartón para esta versión, pero el principio es el mismo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Tubos de correo telescópicos de cartón (cada uno anidado dentro del otro), de un mínimo de 143 pulgadas (3,63 m) cuando estén completamente anidados
  • Lente objetivo cóncavos/convexos, con un largo focal de 1.350 mm y 49 mm de diámetro
  • Lente ocular plano/cóncavo, largo focal de 152 mm y 49 mm de diámetro
  • Sierra dentada
  • Navaja
  • Pegamento para madera
  • Papel decorativo en relieve
  • Laca
  • Alcohol
  • Pintura en aerosol negro mate
  • Papel flocado

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Calcula la longitud del tubo agregando el largo focal de ambos lentes, ya que el juego de lentes que compres puede tener un largo focal distinto de los que se sugieren aquí. Recuerda que el lente cóncavo tendrá un largo focal negativo, por lo que deberás sustraer el largo focal del lente ocular respecto del objetivo. Añade 12mm o alrededor de media pulgada a los largos focales combinados y tendrás el largo total que necesitas para el tubo exterior. Corta con una sierra dentada el tubo exterior para que quede de esa longitud.

  2. 2

    Corta el tubo interno de modo que sea de alrededor de la mitad de largo que el tubo externo. Pinta con el aerosol negro mate el interior de ambos tubos para reducir el rebote de la luz por dentro.

  3. 3

    Forra el interior del extremo inferior del tubo externo con una capa de papel flocado hasta alrededor de 8 pulgadas (20,32 cm) dentro del tubo. Pega el papel flocado a su lugar. Esto debería ofrecer la cantidad correcta de fricción para que el tubo interno se deslice hacia dentro y hacia afuera y permanezca firme en su lugar cuando no se lo está moviendo.

  4. 4

    Cubre con laca la parte externa de ambos tubos para dejarlos duros, firmes e impermeables. La laca funciona mejor que el barniz porque no humedecerá demasiado la forma del tubo y, por ende, no lo deformará.

  5. 5

    Corta tres trozos de media pulgada (1,27 cm) de profundidad del pedazo sobrante del tubo interno con la sierra dentada. Estos funcionarán como espaciadores para sostener los lentes en su lugar. Pega un anillo espaciador de media pulgada (1,27 cm) dentro del tubo externo a una pulgada (2,54 cm) del extremo que apuntará hacia las estrellas. Deja secar.

  6. 6

    Sostén el tubo en posición vertical y desliza el lente objetivo hacia dentro para que quede apoyado sobre el espaciador. La cara curva del lente debe estar mirando hacia arriba o hacia afuera. Coloca una capa liviana de pegamento sobre otro espaciador de cartón de media pulgada (1,27 cm) y deslízalo dentro del tubo de modo que el lente objetivo quede presionado entre éste y el primer espaciador. Deja que el pegamento se asiente y se seque.

  7. 7

    Corta un hoyo en una de las tapas de extremos de cartón que vinieron con los tubos de correo. Haz el hoyo a una pulgada y centrado sobre el extremo de la tapa. Coloca la tapa al revés y apoya el lente ocular, con el lado plano hacia abajo, en la tapa abierta.

  8. 8

    Pega el exterior del tercer espaciador de media pulgada (1,27 cm). No uses demasiado pegamento para no manchar el lente. Desliza el espaciador dentro de la tapa y presiónalo con fuerza contra el lente ocular para que quede en su lugar. Deja que el pegamento se seque.

  9. 9

    Pega la tapa terminada del tubo sobre el extremo del tubo interno y deja secar. Prueba el telescopio deslizando el tubo interno hacia dentro y hacia afuera hasta que se forme una imagen clara en el lente ocular.

  10. 10

    Decora el tubo exterior del telescopio envolviéndolo en papel decorativo. En los días de Galileo, ningún instrumento que valiese la pena fabricar quedaba sin adornar. Usa el telescopio como un instrumento de mano o compra un soporte para una visión astronómica mejorada.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles