Tembloroso y débil después del ejercicio

Escrito por rick rockwell | Traducido por laura de alba
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Tembloroso y débil después del ejercicio
La actividad física se recomienda para tener una buena salud. (Hombre haciendo ejercicio image by Marco Antonio Fdez. from Fotolia.com)

La Asociación Cardíaca Americana (AHA, por sus siglas en inglés) recomienda que los adultos tengan 150 minutos de actividad moderada cada semana o 75 minutos de actividad más vigorosa. Este ejercicio puede incluir deportes, natación, ciclismo, carreras, caminata o cualquier otra actividad que haga que tu frecuencia cardíaca se eleve y el cuerpo se mueva. La AHA sugiere incorporar ejercicios de fuerza y flexibilidad a tu rutina. Sin embargo, si te ejercitas demasiado intensamente y experimentas temblores y debilidad, aprende cómo evitar este sentimiento estando consciente de ciertos factores que contribuyen a ello.

Otras personas están leyendo

Falta de sueño

Cuando no tienes el sueño que tus músculos necesitan para repararse a sí mismos, puede terminar sintiéndote fatiga de tembloroso después de un ejercicio fuerte. Durante un estudio hecho por investigadores en la Universidad de Stanford en 2007 y presentado en la 21ª Reunión Anual de las Sociedades Profesionales de Sueño Asociada, se descubrió que atletas que tienen cantidades adecuadas de sueño experimentan menos fatiga, mejor humor. Duerme entre siete y ocho horas cada noche para una salud y niveles de desempeño óptimos.

Deshidratación

La hidratación apropiada es la clave para una buena salud. Muchas de las funciones de tu cuerpo necesitan agua para funcionar apropiadamente. La deshidratación puede provocar síntomas de fatiga, temblores y debilidad durante y después de un ejercicio, así como calambres musculares y náusea. El Colegio Americano de Medicina Deportiva recomienda que la gente beba de dos a tres tazas de líquido (el agua es lo mejor) al menos dos horas antes del ejercicio, al menos 1/2 taza de agua cada 15 minutos durante el ejercicio y de 2 a 3 tazas de agua después del ejercicio por cada libra (450 g) perdida durante ese ejercicio. Además, si te ejercitas durante 60 minutos o más, debes beber una bebida deportiva en lugar de agua simple para poder reemplazar los carbohidratos y los electrolitos perdidos durante el ejercicio.

Hipoglucemia

También llamada glucosa baja en la sangre, la hipoglucemia sucede cuando los niveles de azúcar en la sangre caen por debajo de los niveles normales. La glucosa provee energía a los músculos y, durante el ejercicio, los niveles pueden caer aún más. La hipoglucemia puede provocar síntomas de temblores, mareos o sensación de tener la cabeza ligera, debilidad, hambre, confusión y somnolencia. Comer una dieta apropiada con la nutrición adecuada para su nivel de actividad es esencial para las personas que se ejercitan. Consume una dieta balanceada, y si sientes cualquiera de estos síntomas durante un ejercicio, come una pequeña botana para elevar el azúcar en tu sangre a un nivel aceptable.

Sobre-ejercicio

Si eres nuevo en el ejercicio, hacer mucho demasiado pronto puede provocar mareos, náuseas, temblores y debilidad habla con tu proveedor de cuidados para la salud y con tu entrenador personal si necesitas ayuda para diseñar una rutina de ejercicios apropiada para tu nivel de bienestar actual. Si te sientes tembloroso o débil durante el ejercicio, detente inmediatamente y descansa. Deja 48 horas entre las sesiones de entrenamiento con pesas en la misma parte del cuerpo para permitir que el tiempo la sane, y siempre descansa uno o dos días a la semana cuando se trate de ejercicios cardiovasculares.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles