¿Cuándo el temperamento afecta el desarrollo y el comportamiento?

Escrito por andrew button | Traducido por mary gomez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cuándo el temperamento afecta el desarrollo y el comportamiento?
El temperamento de un niño afecta su forma de ver el mundo. (Creatas/Creatas/Getty Images)

En psicología, el temperamento de una persona se refiere a su composición o disposición natural. A diferencia del comportamiento, el temperamento no es específico del contexto, sino que se refiere a una tendencia general en la forma de reaccionar ante las personas y cosas. El temperamento afecta muchas veces el desarrollo y conducta en la infancia de una persona. Los efectos del temperamento en el desarrollo de una persona puede ser de tipo social, intelectual y físico.

Otras personas están leyendo

Infancia

El desarrollo de la personalidad de una persona comienza en el nacimiento. Según los psicólogos Zentler y Bates, las cualidades temperamentales empiezan a surgir en la infancia. El temperamento infantil de un niño influye la lingüística del niño y el desarrollo motor, e influye en su comportamiento en la infancia temprana. Un niño empieza su lingüística temprana y el desarrollo motor en la adolescencia. Un niño que tiene un temperamento demasiado indeciso o tímido, puede ser reacio a interactuar con la gente y el mundo, y por lo tanto puede ser lento para aprender nuevas palabras. Un niño que recibe comentarios negativos sociales en la infancia puede llegar a demostrar un comportamiento tímido y retraído en situaciones sociales.

Niñez

Los años de la niñez intermedia son los años comprendidos entre las edades de 5 y 10. Estos años son los más importantes en el desarrollo psicosocial de los niños, ya que son los primeros años en que los rasgos de personalidad identificables comienzan a emerger. Según el profesor de psicología Michael Rutter, el único rasgo de personalidad "Gran cinco": extraversión, neuroticismo, apertura, conciencia y agradabilidad, que no se correlaciona con el temperamento es la "agradabilidad". En consecuencia, cada rasgo de la personalidad que desarrollamos está parcialmente influenciado por nuestro temperamento infantil, ya que el temperamento se desarrolla antes de los rasgos de personalidad. A largo plazo, los patrones de comportamiento que pueden durar hasta la edad adulta se establecerán según cierto temperamento de un niño lo lleve a reaccionar ante las experiencias de la infancia.

Adolescencia

Los años de la adolescencia (13 a 18) son importantes en el desarrollo social de los jóvenes. Según el psicólogo Erik Erikson, la clave del desarrollo en la adolescencia es el de la confusión de la identidad frente al rol. En consecuencia, el temperamento de una persona joven en sus años de adolescencia dará forma a la identidad social que finalmente adopte. Un joven con un temperamento agresivo, por ejemplo, en última instancia, puede adoptar una identidad carismática y popular, mientras que una persona joven con un temperamento más retirada, podrá adoptar una identidad de menor estatus y convertirse en retirada. Los comportamientos típicos de los adolescentes, como la rebelión por un lado y el perfeccionismo académico por el otro, puede estar influenciada por el temperamento.

Adultez temprana

El temperamento puede afectar el éxito de una persona en la edad adulta temprana. Según la teoría de Erikson sobre el desarrollo, lo más importante en el desarrollo en la edad adulta temprana es el de la intimidad frente al aislamiento. El temperamento de una persona naturalmente afectará sus resultados en este sentido. Una persona con un temperamento más cálido y cercano tenderá a atraer a más amigos y socios que una persona con un temperamento retraído. Estas diferencias temperamentales darán lugar a diferentes patrones de comportamiento en las citas, algunas personas más monógamas y otras que son menos comprometidas, por ejemplo.

Edad adulta

Las influencias del temperamento en el comportamiento de una persona en edad adulta y anciana son algo más sutiles que a edades más tempranas. Debido a que los jóvenes siempre están ocupados aprendiendo y desarrollando sus personalidades, hay mucho más espacio para que tengan un comportamiento manejada y moldeada. En los adultos, los efectos del temperamento en la conducta y el desarrollo tienen más que ver con la capacidad de lograr cosas. Según la teoría de Erikson, la generatividad versus el estancamiento es la cuestión clave del desarrollo de la edad adulta. Los adultos con temperamento emprendedor y tolerante al trabajo, son más propensos a terminar mostrando un comportamiento generativo, mientras que los adultos con temperamento depresivo, tienen mayor probabilidad de terminar estancados. Los adultos generativos son más propensos a sentirse realizados en la vejez que aquellos estancados.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles